La InflaciA?n de ayer y de hoy

Mucho se ha escrito en este blog sobre la inflaciA?n. Hemos insistido mucho en que la inflaciA?n es siempre y en todas partes un fenA?menos monetario (verA�aqui buy atorlip 20 ). En esta nota voy a ir un poco mas allA? y preguntarme porque es que el banco central emite dinero para entender las diferencias entre la inflaciA?n de ayer (lease 2003-2011) y la de hoy.

La era Kirchnerista de 2003 a 2011 estuvo caracterizada por un rA?pido crecimiento econA?mico acompaA�ado de superA?vits fiscales. La economA�a en 2003 tenA�a una gran capacidad ociosa y una moneda muy depreciada (precios en dA?lares de los bienes domA�sticos muy bajos a�� ver aquA� acerca de la relaciA?n entre el tipo de cambio real y la demanda agregada y ver aquA� sobre el crecimiento 2003-20011). La recuperaciA?n econA?mica de la crisis de 2002 involucraba una apreciaciA?n paulatina del valor real del peso. Esta apreciaciA?n del peso, que es una consecuencia directa del crecimiento de la demanda post-crisis, independiente de la polA�tica monetaria, fue implementada manteniendo un rA�gimen de tipo de cambio fijo (o cuasi fijo) en el cual el Banco Central compraba dA?lares para evitar la apreciaciA?n nominal del peso. De esta manera el BCRA expandiA? su hoja de balance aumentando sus pasivos monetarios por un lado y sus reservas internacionales por el otro. El Banco Central emitA�a dinero para comprar reservas y el tipo de cambio real se apreciaba porque la inflaciA?n excedA�a la tasa de depreciaciA?n del peso. Al igual que el tipo de cambio real, los salarios reales en este contexto econA?mico estaban creciendo y la inflaciA?n no era un tema que preocupara a la gran mayorA�a del electorado. De hecho en 2011, con una inflaciA?n del 23.5% (segA?n A�ndices provinciales), Cristina FernA?ndez de Kirchner arrasA? en las elecciones presidenciales.

La situaciA?n hoy es muy distinta. Por el lado de la oferta, la economA�a no tiene mas espacio para crecer a las tasas pre 2011 como explique hace un aA�o aquA�. El ingreso per cA?pita de la Argentina como proporciA?n del ingreso per cA?pita de EEUU estA? cerca de su pico de los aA�os noventa y la teorA�a econA?mica dice que deberA�a caer. Esto implica que el crecimiento de la economA�a americana (aproximadamente un 2% per cA?pita) le pone un techo la crecimiento posible de la economA�a Argentina. De hecho yo esperarA�a un crecimiento inferior por la falta de inversiA?n (reflejada en la crisis energA�tica, el inadecuado transporte pA?blico, la red de comunicaciones digitales y celulares obsoleta, etc.) y las crecientes ineficiencias impuestas por un rA�gimen errA?tico en el comercio exterior. Esto implica que no podemos esperar una inflaciA?n acompaA�ada de crecimiento econA?mico y salarios reales crecientes. El crecimiento econA?mico a tasas chinas de 2002-2011 ya no existe.

La inflaciA?n hoy es de una naturaleza muy distinta a la que imperaba hasta hace unos pocos aA�os. El motor principal de la emisiA?n de dinero por parte del banco central hoy en dA�a es la financiaciA?n del dA�ficit fiscal. Es decir, la inflaciA?n es un mecanismo para redistribuir ingresos, transfiriendo recursos de la gente en poder de pesos que se deprecian a los beneficiarios del gasto pA?blico.

Como la inflaciA?n ya no se da en un contexto de crecimiento hay mucha menos tolerancia en la sociedad hacia la misma.