Brasil: Un contraste entre los altos impuestos y el bajo retorno

Lourdes Sola, socióloga y politóloga de la Universidad de São Paulo (USP), considera que la adhesión a los grandes acontecimientos del Movimiento Pase Libre se debe, entre otras razones, al hecho de que sus líderes se ven a sí mismos como “representantes ocasionales”, portavoces como cualquier otra persona podría serlo, y como la tecnología también permite a través de las redes sociales. Pero aunque el movimiento tiene objetivos específicos (las tarifas de un servicio público “universal”), hay por detrás una cuestión más amplia: el contraste entre los impuestos pagados al gobierno y lo que el ciudadano recibe a cambio, lo que da lugar a críticas generalizadas respecto a la salud pública, la educación, la utilización de los recursos públicos para copas, etc.

Entrevista con Vanessa Jurgenfeld.

Valor: ¿Qué significado ve en las protestas del Movimiento Pase Libre? ¿Ahora van más allá del reclamo por la tarifa de transporte?

Lourdes Sola: Las razones por las que el movimiento ha adquirido esta escala, es decir, las razones para adherirse a ella, son múltiples y difusas, pero los reclamos en sí no lo son. Lo que le da un carácter difuso y horizontal son dos aspectos: 1) el hecho de que sus participantes más activos no se identifican con un líder, ni con sus representantes. Por lo que vi en “Roda Viva” [programa de TV Cultura], son vistos como representantes ocasionales, tal vez con algunas características  de voceros: “Estamos aquí, pero otros podrían estarlo.” Entre nosotros, esto es una reacción madura y menos narcisista que la de la mayoría de nuestros políticos. 2) El segundo aspecto es la tecnología de la movilización, a través de redes. Es importante hacer una distinción adicional. Este es un “basta”, irónicamente, “en contra de todo lo que está ahí”, pero los objetivos iniciales eran deliberadamente específicos, claros y altamente movilizadores: las tarifas de un servicio público de interés “universal”.  Aunque estoy de acuerdo en que esto sólo fue el gatillo de la cuestión, denota un cálculo políticamente correcto, inteligente y maduro de quienes lo iniciaron, el cual se basó en dos aspectos: (i) enfocar el movimiento inicial, y (ii) canalizarlo a un tipo de servicio público que se dirige a todos los que utilizan la calle, ya sea en transporte público, individual, o como peatón. Y, por supuesto, detrás de esto,  se halla el evidente contraste entre los recursos asignados a los gobiernos a través de los impuestos y aquello que el ciudadano recibe a cambio del pago de los mismos. De ahí a las críticas generalizadas al servicio de salud, a la educación, el saneamiento, y en especial al uso de los recursos públicos para eventos populares, tales como copas del mundo, hay sólo un paso. De ahí a la crítica sobre la corrupción, sobre el régimen “intramuros” exclusivo y excluyente de la clase política en relación a la voz de los ciudadanos, hay un camino mas difuso. Me temo que también habrá un paso a la crítica a un tipo de crecimiento basado en el consumo de los coches que, después de todo, estamos de acuerdo, es el sueño de la industria del automóvil.

Valor: ¿Cuál es la relación entre esta protesta con otros acontecimientos que ocurren en el mundo, como Turquía y la primavera árabe?

Lourdes: Encuentro gracioso nuestro deseo de producir una teoría universal que explique estos movimientos, a partir de la forma y la escala de la movilización en red. La primera tarea consiste en determinar lo que es específico para cada caso. Por supuesto, todo apunta a una nueva forma de hacer política, pero para comenzar, Turquía y la primavera árabe son distinguibles entre sí. Turquía es un país democrático con déficit de representación, similar pero no idéntico al nuestro, y donde están en juego las voces de un electorado occidentalizado, comprometido con el imperio de la ley y la tradición reformista y europeizante, frente a otro sector de la población cooptados por un líder que limita la democracia a la democracia electoral. Como ha señalado [Timoteo] Garton Ash en “Estado de S. Paul”,[Recep Tayyip] Erdogan [primer ministro turco] es un líder que recoge la tradición “sultánica” y los escombros del Imperio Otomano. Por otro lado, la primavera árabe, a mi juicio, presentó el fin de una era democratizadora, imponiéndose en los años 80-90, la era de las “revoluciones aterciopeladas”. Es decir, cuando las democratizaciones, se dieron de manera relativamente pacífica. En cualquier caso, cerca de las dos formas de protesta, la nuestra parece un “lujo”, ya que ocurre en un marco democrático, con una Constitución relativamente consolidada: a pesar de la (poco democrática) arrogancia inicial de los gobernantes al ignorar los primeros movimientos de opinión, por no mencionar el comportamiento de la policía.

De todos modos, dado que la democracia es el régimen que tiene la superioridad de autocorregirse – este movimiento es, sin duda, un clamor por las acciones correctivas – nos encontramos en una posición relativamente mejor, aunque insatisfechos.

Publicado originalmente en Valor Econômico, 21/06/2013.