La desigualdad en la distribución del ingreso y la utilización de los registros tributarios: Una aplicación para el caso argentino

Todo empezó con el chiste que decía:

Lo tuyo es mío y lo mío es mío….

“Pato trabaja en una carnicería”, Moris

 

Juan Pablo Jiménez y Darío Rossignolo[1]

 

La evolución de la desigualdad en la distribución del ingreso en América Latina en el período 2002-2015 ha observado una importante reducción, pero con distintas velocidades y en períodos bien marcados. En primer lugar, los primeros años de la década de 2000 evidencian un significativo, inédito y robusto decrecimiento de la desigualdad, si se compara con los años 90 (López Calva y Lustig, 2010; Amarante y Jiménez, 2015). Sin embargo, estimaciones más recientes dan cuenta de una creciente desaceleración en la tendencia de reducción de la desigualdad a partir del 2008 (Gasparini, Cruces y Tornarolli, 2016; CEPAL, 2016).

Más allá de esta evolución, resulta relevante preguntarse cuán confiables son las estimaciones tradicionales de distribución del ingreso personal, que se basan en las encuestas de hogares. Un cuestionamiento habitual sobre las encuestas de hogares estriba en el hecho de que ésta no registra los “verdaderos” ingresos de la población. En particular, es el decil de ingresos más elevados (que inclusive en la información proveniente de las encuestas de hogares es el que presenta mayor varianza entre sus ingresos) el que se encuentra subestimado. Es decir que esta forma de calcular la desigualdad no refleja de manera adecuada los ingresos de las familias con mayor renta, pudiendo subestimar el grado de concentración del ingreso.

Es por esta razón que resulta de suma relevancia analizar la participación en el ingreso de los tramos de renta elevada, que no son captados adecuadamente por las encuestas, y que concentran el 1% o el 0,1% de los ingresos más altos. Este sector ha sido el objeto de análisis de una serie de estudios en los países avanzados, que han tenido su correlato en algunas investigaciones realizadas en América Latina, y que utilizan para su cálculo la información proveniente de las declaraciones juradas del Impuesto a la Renta Personal.

Es importante mencionar que estos trabajos no están exentos de limitaciones. La primera es que ponen énfasis sólo en los tramos de ingresos superiores, y no analizan la evolución del resto de la distribución. La segunda es que consideran ingresos antes de impuestos, con lo cual ignoran posibles reordenamientos que podrían resultar de la acción de la política fiscal.

En tercer lugar, la definición de ingreso y la unidad de observación pueden variar entre países o aún dentro de un mismo país, por diferencias o cambios en la legislación sobre el impuesto a la renta, dificultando las comparaciones. En cuarta instancia, las estimaciones pueden estar sesgadas debido a la evasión o elusión de parte de los contribuyentes al declarar sus ingresos.

En Jiménez y Rossignolo (2019)[2], se presentan los resultados de los trabajos más recientes sobre la temática, y se particulariza el análisis para el caso de Argentina, utilizando datos provenientes de las declaraciones juradas del impuesto a las ganancias. Los resultados muestran que la concentración del ingreso mostró un patrón decreciente en la primera mitad del período analizado (2004-2008), para luego permanecer aproximadamente constante en el período 2010-2015.

El gráfico 1 muestra las participaciones del 1% más rico en alguno de los países de la región, de acuerdo con las pocas y recientes estimaciones disponibles[3]. Pueden verseparticipaciones superiores al 25% del ingreso en el caso de Brasil, o alrededor al 20% en Colombia, Chile y México[4], que si se compara con otras regiones del mundo confirma a los países de la región entre los más desiguales y concentrados del planeta

Gráfico 1

Participación en el ingreso total del 1% de ingresos más elevados

Fuente: Rossignolo et. al (2016).

La diferencia entre la metodología convencional de medición de la desigualdad a través de las encuestas de hogares y la que utiliza los registros tributarios puede verse en el gráfico 2, en donde se presentan los datos del índice de Gini de las encuestas de hogares corregido por la participación del 1% más rico que surge de las declaraciones juradas del impuesto sobre la renta personal. Se observa que la desigualdad es mayor que la reflejada por las encuestas de hogares al incluir a los tramos más ricos, debido a que el Gini se incrementa en todos los casos al corregirlo con la información de las declaraciones juradas impositivas.

Gráfico 2

Indice de Gini considerando datos de encuestas y corregidos por el 1% más rico

Fuente: Rossignolo et. al (2016)

 En el caso argentino, para realizar el cálculo de las concentraciones de ingresos, el hecho de contar con información tabulada de las declaraciones juradas de ingresos implicó la necesidad de apelar a la metodología de interpolación de Pareto para poder estimar los tramos de altos ingresos siguiendo a Alvaredo y Saez (2011), o Sommeiller y Price (2014).

En el gráfico 3 se presentan los resultados de las estimaciones realizadas en Jiménez y Rossignolo (2019); esto es, los valores de las concentraciones de los ingresos para los tramos de renta más elevados. De la lectura del gráfico pueden analizarse dos comportamientos disímiles claramente marcados. Para todos los tramos evaluados se advierte una caída evidente en el período 2004-2008 (cuatro puntos porcentuales en el caso del top 1%; 3.5% para el 0,5% más rico y 2,5% para el 0,1% más afluente) para luego recuperarse, evidenciando un ligero crecimiento de la desigualdad.

En efecto, puede apreciarse que la concentración de los ingresos creció del 10,4% en 2008 al 11,7% en 2015 para el top 1%, y un aumento ligero de medio punto porcentual para el 0,5% más rico. El 0,1% más afluente mantuvo su participación en los ingresos prácticamente constante a lo largo del período 2008-2015.

Gráfico 3

Argentina: Evolución de la participación en el ingreso total de los tramos de altos ingresos

            Fuente: Elaboración propia en base a AFIP, Ministerio de Hacienda e INDEC

Este comportamiento es aproximadamente coincidente con el desarrollo de la desigualdad en Argentina medida con datos de encuesta de hogares (Jiménez y Rossignolo, 2019), en donde puede apreciarse también un patrón claramente marcado de desaceleración en la reducción de la desigualdad.

En lo que se refiere al índice de Gini, considerando la información procedente de registros tributarios[5] crece, por ejemplo, en 2012, de 0,513 sin corregir a 0,552 corrigiendo por el 1% más rico. En 2013, el Gini original (de ingresos de la encuesta anteriores a los impuestos personales) alcanza 0,503, que crece a 0,544 corrigiendo por el 1%, Para 2014 la desigualdad aumenta a 0,521, la que al corregirla asciende a 0,561; en 2015 el Gini aumenta de 0,513 a 0,554. La corrección por el 0,1% más rico genera aumentos del Gini inferiores al caso anterior, dado que arroja valores de 0,528; 0,517; 0,537 y 0,529 respectivamente para 2012, 2013, 2014 y 2015.

Gráfico 4

Argentina: Evolución del índice de Gini de las encuestas y corregido con información tributaria

Nota: Individuos mayores e iguales a 20 años. Fuente: Elaboración propia en base a AFIP y EPH

 

En Jiménez y Rossignolo (2019) se presentan lineamientos orientativos y estimaciones sobre el cálculo de la concentración de los altos ingresos para el caso argentino. En los mismos se aprecia que, en primer lugar, la desigualdad es en principio mayor que la reflejada en las estadísticas convencionales que provienen de las encuestas de hogares. En segundo, la concentración de altos ingresos mostró un patrón decreciente en la primera mitad del período analizado hasta 2008, aumentando en 2009, para luego permanecer prácticamente estable hasta el 2015.  Este comportamiento es relativamente similar al experimentado en las mediciones convencionales sobre desigualdad las cuales muestran una desaceleración y relativo estancamiento en la caída de las disparidades de ingresos en la segunda década de este siglo.

Una de las recomendaciones del artículo estriba en fortalecer el conocimiento sobre la participación de los tramos de ingresos más elevados en la distribución de la renta. Si bien en el mundo desarrollado se ha avanzado de manera notable en analizar las participaciones de los altos ingresos en la distribución, aún queda mucho camino por recorrer, particularmente en América Latina donde este tipo de estudios es reciente y se ha efectuado para pocos países. Una limitación adicional en este tipo de estudios resulta de las resistencias que han mostrado en algunos casos las autoridades fiscales para transparentar la información tributaria a los fines estadísticos, insumo indispensable para este tipo de trabajos.

En definitiva, los estudios enfocados en el análisis de los tramos más ricos de la población resultan muy útiles en la medida en que permitan complementar las mediciones convencionales de desigualdad y reflejar mejor la concentración de los ingresos.

La profundización del análisis de la desigualdad con nuevos estudios que mejoren la información existente incorporando nuevas herramientas de análisis, es una agenda de investigación de relevancia para la región, que requerirá del compromiso, transparencia y colaboración entre autoridades y expertos.

 

Referencias bibliográficas

Alvaredo, F. (2011): “The Rich in Argentina over the Twentieth Century”, en Atkinson, A. y Piketty, T. (ed.) (2011): “Top Incomes: A Global Perspective”: 253–98. Oxford University Press

Alvaredo, F. y Londoño, J. (2013): “High Incomes and Personal Taxation in a Developing Economy: Colombia 1993-2010”, Working Paper No. 12, Commitment to Equity, Center for Inter American Policy and Research, Tulane University

Alvaredo, F. y Saez, E. (2011 a): “Income and Wealth Concentration in Spain:a Historical and Fiscal Perspective”, en Atkinson, A. y Piketty, T. (ed.) (2011): “Top Incomes: A Global Perspective”: 253–98. Oxford UniversityPress

Amarante, V. y Jiménez, J. P. (2015): ” Desigualdad, concentración y rentas altas en América Latina”, en Jiménez, J. P. (ed.): ” Desigualdad, concentración del ingreso y tributación sobre las altas rentas en América Latina”, Libros de la CEPAL, N° 134 (LC/G.2638-P), Santiago de Chile, Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)

Burdín, G., Esponda, F. y Vigorito, A. (2015): “Desigualdad y altas rentas en el Uruguay: un análisis basado en los registros tributarios y las encuestas de hogares del período 2009-2011″ en Jiménez, J. P. (ed.): ” Desigualdad, concentración del ingreso y tributación sobre las altas rentas en América Latina”, Libros de la CEPAL, N° 134 (LC/G.2638-P), Santiago de Chile, Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)

Campos Vázquez, R., Chávez Jiménez, E. y Esquivel Hernández, G. (2014): “Los Ingresos Altos, la Tributación Óptima y la Recaudación Posible” El Colegio de México, Centro de Estudios Económicos

Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL (2016),“Horizontes 2030: la igualdad en el centro del desarrollo sostenible”. marzo. Publicación de las Naciones Unidas

Fairfield, T. y Jorratt, M. (2014): “Top income shares, business profits, and effective tax rates in contemporary Chile” ICTD working paper, 17. Institute of Development Studies, Brighton, UK

Friedman, J. y Hofman, A. (2013): “Inequality and the Top of the Income Distribution in Chile 1990-2012: Questioning the Consensus”. http://ssrn.com/abstract=2242259

Gasparini, L; Cruces, G. y Tornarolli, L. (2016): “Chronicle of a Deceleration Foretold: Income inequality in Latin America in the 2010s”. Revista de Economía Mundial 43, 25-46

Jiménez, J.P. y Rossignolo, D. (2019); “Concentración del ingreso y desigualdad según registros tributarios en América Latina: el caso de la Argentina”, Centro de Estudios para el Cambio Estructural (CECE), Buenos Aires, Enero 2019

López, R., Figueroa, E. y Gutiérrez, P. (2013): “La ‘parte del león’: Nuevas estimaciones de la participación de los súper ricos en el ingreso de Chile”, Serie Documentos de Trabajo No. 379, Facultad de Economía y Negocios, Departamento de Economía, Universidad de Chile

López-Calva, L. F., & Lustig, N. (2010), “Explaining the decline in inequality in Latin America: Technological change, educational upgrading and democracy”. En Declining Inequality in Latin America: A Decade of Progress?, ed.  L.F. López Calva y N. Lustig. (p. 1–24). Washington, D.C.: Brookings Institution and UNDP.

Medeiros, M., Souza, P. y Castro, F. (2014): “O Topo da Distribuição de Renda no Brasil: primeiras estimativas com dados tributários e comparaçãocom pesquisas domiciliares, 2006-2012” http://ssrn.com/abstract=2479685

Rossignolo, Darío, Villacreses, N. y Oliva, N. (2016): “Cálculo de la concentración de los altos ingresos utilizando datos impositivos. Un análisis para Ecuador”. Serie Macroeconomía del Desarrollo N°184, CEPAL

Sommeiller, E., y Price, M. (2014): “The Increasingly Unequal States ofAmerica Income Inequality by State, 1917 to 2011”, Economic Analysis andResearch Network Report, February

[1] División de Desarrollo Económico, CEPAL y Universidad de Buenos Aires respectivamente. Las opiniones acá vertidas no representan a las instituciones y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

[2]http://fcece.org.ar/wp-content/uploads/informes/concentracion-ingreso-desigualdad-america-latina.pdf

[3]Los antecedentes de esta literatura para América Latina, si bien con varias diferencias metodológicas, se encuentran en las contribuciones de Alvaredo (2011) para Argentina utilizando datos agregados de declaraciones juradas del IRPF, clasificadas por tramos de ingresos. Entre los estudios realizados empleando microdatos de las declaraciones juradas se encuentra Burdín et. al. (2015) para Uruguay, mientras que Alvaredo y Londoño (2013),para Colombia, y López et. al. (2013), Fairfield y Jorratt (2014) y Friedman y Hofman (2013)para Chile, emplean en forma combinada ambas fuentes de información. Pueden citarse también a Campos Vázquez et. al. (2014) para México, Medeiros et. al. (2014) para Brasil y Rossignolo et. al. (2016) para Ecuador.

[4]El gráfico es a los fines ilustrativos, ya que las importantes diferencias metodológicas en la construcción de estos resultados limitan la posibilidad de comparación. Nota: en el gráfico sólo se presentan los resultados de los estudios realizados utilizando como fuente de información los microdatos de las declaraciones juradas de los impuestos en forma exclusiva o combinada con los tabulados de las mismas

[5]Cabe consignar que aquí se muestran los ingresos de los individuos mayores e iguales a 20 años (perceptores potenciales)