SueA�os rotos: aspiraciones y expectativas de los jA?venes en Colombia

El debate reciente sobre acceso a educaciA?n superior en Colombia se ha centrado en la continuaciA?n o no del programa Ser Pilo Paga.A� Sin desconocer la importancia tan grande que tiene este programa para aquellos jA?venes sobresalientes que no tienen recursos econA?micos suficientes para financiar una educaciA?n de alta calidad, el debate nos ha distraA�do de una discusiA?n mA?s profunda: el futuro de los jA?venes en Colombia.A� De todos los jA?venes.A� No solamente de aquel 10% que, en muchos casos a pesar de vivir en contextos de gran adversidad,A� logran resultados sobresalientes en la prueba Saber 11.

Algunas cifras para ponernos en contexto: la tasa de graduaciA?n de la educaciA?n media en Colombia es 58% (GarcA�a, Maldonado, Jaramillo, 2016).A� Es decir, mA?s del 40% de los jA?venes entre 16 a 24 aA�os ni siquiera pueden aspirar a ingresar a la educaciA?n superior.A� Esta realidad es aA?n mA?s preocupante para los jA?venes que han crecido en contextos de alta vulnerabilidad. Como lo mostramos en el estudio de la LoterA�a de la Cuna con SA?nchez, RodrA�guez y Bedoya (GarcA�a et al., 2015), el 39% de los jA?venes que provienen de los contextos mA?s vulnerables logran llegar a grado 11, y tan solo 11% logran ingresar a educaciA?n superior.

Una pregunta que surge a partir de estos datos es en quA� medida las trayectorias educativas observadas en los jA?venes se deben en parte a diferencias en sus aspiraciones y expectativas. A�Recientemente, con el apoyo del British Council, y bajo el liderazgo de DarA�o Maldonado, realizamos el estudio Next Generation Colombia (Maldonado et al. 2018) sobre jA?venes en Colombia.A� En 2017 encuestamos a una muestra representativa de jA?venes entre 14 y 28 aA�os en zonas urbanas y rurales. Entre otras preguntas, indagamos sobre A?CuA?les son sus sueA�os y expectativas? A?QuA� les preocupa? A?CuA?les son las barreras a las que se enfrentan para lograr sus sueA�os?

La mayorA�a de los jA?venes dan gran valor a estudiar.A� Cerca del 93% de los jA?venes encuestados estA? en desacuerdo con que estudiar sea una pA�rdida de tiempo y no valga la pena.A� Al contrario, consideran como razones importantes para estudiar poder aprender habilidades prA?cticas asA� como pensamiento crA�tico y creatividad, pero tambiA�n entender el mundo, aprender valores sociales y a ser un buen ciudadano.A� Contrario a lo esperado, esta importancia que le dan los jA?venes al aprendizaje fue igualmente alta para jA?venes en zonas urbanas y rurales, y para jA?venes de diferentes quintiles de bienestar socioeconA?mico.

El estudio tuvo un componente cualitativo (liderado por Amy Ritterbusch) en donde se conversA? con jA?venes escolarizados y no escolarizados en diferentes zonas del paA�s (tanto urbanas como rurales).A� Se encontrA? que la mayorA�a de los jA?venes comparten el sueA�o de estudiar o seguir estudiando; tambiA�n sueA�an ser un apoyo para sus familias y tener su propia familia. MA?s aA?n, encuentran en la educaciA?n un vehA�culo para lograr esos sueA�os. A�A�Si bien estudiar es un sueA�o para jA?venes en zonas urbanas y rurales, los diferencia el tipo de carrera que quieren estudiar (mientras que los jA?venes en zonas urbanas aspiran con mayor frecuencia a programas como medicina, derecho, psicologA�a y sociologA�a, los jA?venes en zonas rurales se inclinan mA?s por carreras relacionadas con agronomA�a o veterinaria).

Los sueA�os de los jA?venes se pueden diluir de acuerdo a las experiencias o el contexto en el que viven.A� El estudio Next Generation Colombia tambiA�n encontrA? una diferencia importante en las aspiraciones educativas de los jA?venes escolarizados en comparaciA?n con los no escolarizados.A� Aquellos que aA?n estA?n estudiando, sueA�an con ir a la universidad, mientras que los que no estA?n estudiando, quieren volver a estudiar para graduarse de bachilleres, pero no necesariamente mencionan a la universidad o una carrera como como su sueA�o. Si bien estos resultados provienen del componente cualitativo y no se puede generalizar, sA� sugiere la necesidad de conocer a fondo las aspiraciones y necesidades de los jA?venes en diferentes contextos.

Datos provenientes de un estudio que realizamos en el 2015 para Ministerio de EducaciA?n Nacional (Garcia et al 2016) muestran que mA?s del 60% de los estudiantes de educaciA?n media aspiran a ingresar a la Universidad, y esta proporciA?n es significativamente mA?s alta en jA?venes en zonas urbanas que en zonas rurales (66% en zonas urbanas vs 54% en rural).A� Un 24% adicional de jA?venes que cursan la media aspiran estudiar un programa tA�cnico o tecnolA?gico (con mayor proporciA?n en zonas rurales).A� Al indagar por las expectativas (es decir, quA� tano los jA?venes creen que pueden ingresar a educaciA?n superior), la proporciA?n baja a 54% para los estudiantes que consideran que podrA?n estudiar un programa universitario una vez se gradA?en de grado 11, y se mantiene cerca del 25% para los que consideran que podrA?n estudiar un programa tA�cnico o tecnolA?gico.

El optimismo que se encontrA? en estudiantes de media es consistente con el que se encontrA? para la muestra mA?s amplia de jA?venes consultados en el estudio de Next Generation.A� El 80% de losA� jA?venes encuestados son optimistas en que se graduarA?n en la profesiA?n que quieren.A� Sin embargo, este optimismo es mA?s bajo para los jA?venes en zonas rurales, ciudades apartadas y en los que viven en hogares en el quintil mA?s bajo de bienestar socioeconA?mico.

Estos sueA�os y expectativas de los jA?venes contrastan fuertemente con la realidad. El 87% de los jA?venes entre 14 y 17 aA�os estA?n estudiando, y solo el 42% de los jA?venes de 18 a 28 aA�o estA?n inscritos en alguna instituciA?n de educaciA?n bA?sica, media o terciaria.A� Eso A?ltimo no serA�a problemA?tico, si la mayorA�a de los jA?venes hubieran alcanzado un alto nivel educativo o si hubieran decidido libremente no continuar con estudios. Sin embargo, eso no es lo que muestra la situaciA?n actual: solo el 37% de los jA?venes entre 18 y 28 aA�os han alcanzado algA?n nivel de escolaridad a nivel tA�cnico o universitario, mientras que para el 49% de los jA?venes entre 18 y 28 aA�os el mA?ximo nivel educativo es educaciA?n media o menos.A� MA?s preocupante aA?n, hay grandes brechas en asistencia escolar segA?n las caracterA�sticas del contexto en donde viven los jA?venes: mientras que el 70% de los jA?venes del quintil mA?s alto de bienestar asisten a alguna instituciA?n educativa, solo el 43% de los jA?venes del quintil mA?s bajo lo hacen.A� Asimismo, mientras que cerca de la tercera parte de los jA?venes en ciudades grandes han alcanzado algA?n nivel universitario, solo el 6% de los jA?venes en ciudades apartadas lo han logrado.

La brecha abismal entre los sueA�os y la realidad de los jA?venes se pueden explicar en parte por la falta de recursos que tienen a su disposiciA?n para poder lograrlos.A� A�El estudio de Next Generation muestra que los jA?venes en municipios apartados o en hogares con bajo nivel socioeconA?mico enfrentan diversas barreras que dificultan lograr sus aspiraciones.A� Los mismos jA?venes identifican tres barreras principales: la falta de recursos econA?micos, la falta de informaciA?n y acompaA�amiento en la toma de decisiones y el embarazo a temprana edad.A� Adicionalmente, los jA?venes en zonas rurales identifican como barreras importantes las largas distancias y dificultades de transporte para poder asistir a una instituciA?n educativa. A�A�Adicionalmente, los jA?venes perciben barreras a�?del sistemaa�? y trampas a la movilidad social en educaciA?n. Por ejemplo, el 58% de los jA?venes encuestados creen que las conexiones personales son mA?s importantes que los logros educativos para tener A�xito.A� Y esta creencia es particularmente fuerte entre los jA?venes del quintil mA?s bajo de bienestar socioeconA?mico.

El cA?mulo de estas barreras refleja en parte el alto nivel del preocupaciA?n de los jA?venes frente a su capacidad de cumplir sus sueA�os: el 77% de los jA?venes encuestados les preocupa bastante o mucho no poder cumplir sus sueA�os o aspiraciones; el 70% les preocupa no ser capaz de estudiar lo que le gustarA�a y 69% no ser capaz de obtener una educaciA?n tA�cnica o profesional.

En suma, lo que encontramos en Colombia es una distancia grande entre los sueA�os de los jA?venes y su realidad.A� Es decir, una a�?falla de aspiracionesa�? que puede conllevar a la frustraciA?n y a comportamientos que en el largo plazo pueden conducir a un cA�rculo vicioso de trampa de pobreza (Ray, 2006).

A?QuA� hacer?A� Contribuir a que los jA?venes construyan sueA�os es importante, pues es un primer paso para lograr sus metas. A�Varias intervenciones pueden ayudar en este sentido.A� Por ejemplo, la primera versiA?n de Familias en AcciA?n, que ofrecA�a informaciA?n a padres y jA?venes sobre retornos de la educaciA?n, aumentA? las aspiraciones educativas de los padres y de los propios hijos e hijas (GarcA�a, Harker & Cuartas, 2016).A� No obstante, estos sueA�os no necesariamente se traducen en el largo plazo en altas expectativas, es decir, la percepciA?n de los jA?venes de poder buy zyprexa lograr sus sueA�os (Contreras y Cameron, 016).

AdemA?s de construir sueA�os, es importante derrumbar barreras para que los jA?venes puedan alcanzarlas.A� En otras palabras, ofrecer a�?factores de conversiA?na�? (Sen 1999) para que los jA?venes conviertan los sueA�os en realidad.A� Ser Pilo Paga es un ejemplo de un factor de conversiA?n que permitiA? superar la falla en aspiraciones al permitir que la financiaciA?n no fuera una barrera de acceso.A� La polA�tica de educaciA?n superior requiere de mA?s factores de conversiA?n para que los sueA�os de los jA?venes en efecto se hagan realidad.A� Esto tiene que ver con otras barreras externas como acceso fA�sico (tener oferta disponible en tA�rminos de distancias razonables), pero tambiA�n ofrecerle herramientas a los jA?venes para poder tomar acciA?n frente a sus sueA�os.

Lo anterior requiere entregar informaciA?n y acompaA�amiento a los jA?venes en la toma de decisiones.A� Que los jA?venes conozcan las caracterA�sticas de la que oferta disponible, los mecanismos de financiaciA?n existentes, etc. pero a la vez que sepan quA� pasos seguir para lograr metas que parecen inalcanzables (desde algo tan a�?sencilloa�? como inscribirse a un examen de admisiA?n hasta cA?mo prepararse para el examen).A� TambiA�n requiere que los jA?venes tengan fuentes de inspiraciA?n y sientan que sA� es posible. En este acompaA�amiento, el rol de los docentes y las familias es fundamental, pues los jA?venes confA�an mucho en ellos (asA� lo muestra Next Generation) y son una fuente de consulta natural.

 

Referencias

A�

Contreras Suarez, D., & Cameron, L. (2016).A�Conditional Cash Transfers: Do They Change Time Preferences and Educational Aspirations?A�(No. 10309). Institute for the Study of Labor (IZA).

 

Dalton, P. S., Ghosal, S., & Mani, A. (2014). Poverty and aspirations failure. The Economic Journal, 126(590), 165a��188.

 

GarcA�a, S., Harker, A., & Cuartas, J. (2016). Building Dreams: the Impact of a Conditional Cash Transfer Program on Educational Aspirations in Colombia. Documentos de Trabajo EGOB, 30.

 

Garcia, S., Maldonado, D., & Jaramillo, L. E. (2016). GraduaciA?n de la EducaciA?n Media, Asistencia e Inasistencia a la EducaciA?n Media. Documentos EGOB. NA?mero 34. BogotA?: Universidad de los Andes.

 

Garcia, S., Maldonado, D., Acosta, M., Castro, N., Granada, D., LondoA�o, E., . . . Villalba, H. (2016). CaracterA�sticas de la oferta de la educaciA?n media en Colombia. Documentos EGOB. Numero 33. BogotA?: Escuela de Gobierno, Universidad de los Andes.

 

GarcA�a, S., RodrA�guez, C., SA?nchez, F., & Bedoya, J. G. (2015). La LoterA�a de la Cuna: La Movilidad Social a travA�s de la EducaciA?n en los Municipios de Colombia Documento CEDE (Vol. 31): Facultad de EconomA�a, Universidad de los Andes.

 

Khattab, N. (2015). Studentsa�� aspirations, expectations and school achievement: what really matters? British Educational Research Journal, 41(5), 731-748. doi: 10.1002/berj.3171

 

Maldonado, D., CortA�s, D., Cuartas, J., GarcA�a, S., Molano, A., Ritterbusch, A., . . . LeA?n, S. (2018). Next Generation Colombia: Amplificando la Voz de los JA?venes. BogotA?, DC: British Council, Universidad de los Andes, Universidad del Rosario.

 

Ray, D. (2006). Aspirations, poverty, and economic change. In A. V Banerjee, R. BA�nabou, & D. Mookherjee (Eds.), Understanding Poverty (pp. 409a��421). New York: Oxford University Press.

 

Sen, A., 1999. Development as Freedom. Oxford University Press, New York.