Los bancos diez aA�os despuA�s de la crisis financiera mundial: lecciones de AmA�rica Latina y el Caribe

why is procardia used in labor and delivery

El 15 de septiembre de 2008, Lehman Brothers se declarA? en quiebra, anunciando la crisis financiera mA?s grave desde la Gran DepresiA?n. Un par de aA�os mA?s tarde, me encontraba en una conferencia y un alto funcionario (europeo) presentA? una ponencia titulada La crisis financiera global, lecciones para AmA�rica Latina. Me preguntA� si no habA�a una errata. A?Acaso no debA�a ser leccionesA�deA�AmA�rica Latina?, preguntA�. Esto pareciA? generar cierta confusiA?n. Lo que ocurriA? es que AmA�rica Latinaa��por oposiciA?n a Estados Unidos y Europaa��sobreviviA? a la crisis financiera global y saliA? relativamente indemne. Desde luego, provocA? una recesiA?n en casi todos los paA�ses de la regiA?n, en gran parte debido al a�?macrocontagioa�? del norte, pero ninguna de las economA�as mA?s grandes al sur del RA�o Grande sufriA? una crisis financiera.[1]

A?CA?mo consiguiA? capear la tormenta AmA�rica Latina? En primer lugar, ya habA�a aprendido algunas lecciones difA�ciles a partir de sus propias crisis financieras. Las crisis de la deuda de comienzos de los aA�os ochenta y la posterior a�?dA�cada perdidaa�? fueron provocadas en parte por el rescate de anteriores crisis financieras. Chile sufriA? una de las peores crisis financieras de la historia en tA�rminos de los costos fiscales divididos por el PIB. En Argentina, los rescates tanto de los dueA�os de depA?sitos como de los bancos aumentaron la deuda, que posteriormente alimentA? la hiperinflaciA?n. Algunas de las crisis de los aA�os ochenta se profundizaron gracias a los vA�nculos entre los bancos y los a�?prA�stamos vinculadosa�? (prestamos entre bancos y empresas vinculadas a los mismos) a escala masiva.

En los aA�os noventa, la ola de liberalizaciA?n financiera generA? otras presiones. Una fuerte acumulaciA?n de deuda en dA?lares a corto plazo contribuyA? a provocar la crisis de 1994/95 en MA�xico, con una devaluaciA?n del peso y con efectos posteriores, particularmente en Argentina. MA�xico sufriA? una crisis financiera que llevA? a un importante paquete de rescate de los bancos entre cuyas medidas estaba la adquisiciA?n de aproximadamente el 30% del total de la cartera de prA�stamos de 12 bancos que, segA?n se dijo, no fueron a�?intervenidosa�?. Este mecanismo generA? deudas considerables para una entidad pA?blica conocida como FOBAPROA, pero sirviA? para limpiar los balances de los bancos.[2]En Argentina, la quiebra en diciembre de 1994 de un pequeA�o banco mayorista, junto con la ausencia de seguros de depA?sitos provocA? inquietudes en relaciA?n con la liquidez y la solvencia de otros bancos (mA?s pequeA�os) que, ante una incertidumbre creciente y una elecciA?n presidencial en el horizonte, eventualmente provocaron una corrida sistA�mica. El sistema financiero perdiA? el 18% del total de los depA?sitos en sA?lo tres meses. Argentina introdujo un sistema innovador para cerrar bancos minimizando los costos fiscales que fue utilizado ampliamente en los meses posteriores.

Avances regulatorios en la regiA?n

Desde mediados hasta finales de los aA�os noventa, se viviA? una ola de avances regulatorios. La supervisiA?n mejorA? y hubo serios intentos en numerosos paA�ses para introducir los Principios BA?sicos de Basilea y el Acuerdo de Basilea I, que estableciA? requisitos mA?s estrictos para el capital bancario en muchas jurisdicciones.

Aun asA�, algunos paA�ses sufrieron crisis financieras generadas por inquietudes de carA?cter macro. La fuerte devaluaciA?n de Ecuador provocA? una gran crisis financiera y luego la dolarizaciA?n. El bajo crecimiento, la deuda mA?s alta y la aparente incapacidad de ajustarse a la situaciA?n vigente con incertidumbres polA�ticas crecientes provocA? una serie de corridas de depA?sitos en Argentina a lo largo de 2001. ElA�defaultA�y una fuerte devaluaciA?n, junto con la conversiA?n forzada de los activos y pasivos de los bancos a diferentes tipos de cambio eliminA? la mayor parte del capital bancario.[3]

La mayorA�a de paA�ses siguiA? mejorando en tA�rminos de estructuras regulatorias, capacidad de supervisiA?n y vigilancia. La entrada a gran escala de bancos extranjeros, sobre todo en Chile y MA�xico, cambiA? el panorama, y ayudA? a generar estabilidad en algunas dimensiones, pero tambiA�n creA? nuevos desafA�os, entre ellos la cooperaciA?n en la supervisiA?n transfronteriza.

Reglas diferentes para los bancos de AmA�rica Latina

Y luego llegA? la crisis financiera global. Una de las diferencias fascinantes que encontrA� entre la cultura regulatoria de mi paA�s natala��Reino Unidoa��y la de AmA�rica Latina es que los bancos anglosajones (al menos en Estados Unidos y el Reino Unido) pueden bA?sicamente hacer lo que quieran a menos que esas actividades estA�n prohibidas. En varios paA�ses de AmA�rica Latina, siguiendo la tradiciA?n del cA?digo napoleA?nico, los bancos sA?lo pueden hacer lo que ha sido autorizado especA�ficamente. Los bancos en Estados Unidos y el Reino Unido comercializaban a gran escala en complejos derivados y productos estructurados. Algunos analistas vieron esto como una diversificaciA?n eficiente del riesgo, pero ex post gran parte de la innovaciA?n financiera al parecer tenA�a mA?s que ver con las regulaciones de arbitraje. Se ha sostenido que AmA�rica Latina escapA? de lo peor de la crisis puesto que tenA�a mercados de capitales menos desarrollados. Sin embargo, esto entiende la causalidad en un sentido equivocado. Los bancos han sido actores cruciales en la creaciA?n de nuevos instrumentos del mercado de capitales. Uno de los motivos es que esto les permite gestionar su capital mA?s eficientementea��o proporcionar oportunidades de arbitrajea��dependiendo del lado de la valla en la que uno se quiera situar. En numerosos paA�ses de AmA�rica Latina, los bancos no estaban autorizados para comerciar libremente en derivados complejos, de modo que los incentivos para desarrollar esos mercados disminuyeron. Si miramos el futuro y vemos cA?mo evaluar los beneficios y los costos potenciales de la innovaciA?n financiera, puede que el mundo todavA�a quiera prestar atenciA?n a esta lecciA?n concreta.[4]

Los desafA�os en el futuro

Los bancos comerciales en AmA�rica Latina tienden a ser mA?s parecidos a servicios pA?blicos (losA�utilities) que sus contrapartes anglosajonas, centrados mA?s en los prA�stamos a sus clientes (reales). Sin embargo, tambiA�n han sido procA�clicos en los A?ltimos tiempos. Por un lado, eso implica que se pueden contener riesgos financieros. Por otro lado, y a medida que los sistemas financieros han crecido, pueden profundizar la parte negativa del ciclo. La experiencia del auge del crA�dito seguido de la recesiA?n en Brasil es un caso pertinente.[5]La salud de los sistemas financieros es un reflejo de la macroeconomA�a y la regiA?n se enfrenta a tiempos difA�ciles en el futuro. Si bien los bancos estA?n generalmente bien capitalizados y lA�quidos, las tasas de crecimiento son mA?s bajas de lo que se podrA�a esperar, varios paA�ses requieren ajustes fiscales y las tasas de interA�s globales y el dA?lar estA?n experimentando subidas en ambos casos.[6]A� Los prA?ximos aA�os pueden ser una prueba desafiante para las mejoras que la regiA?n ha desarrollado en la estructura regulatoria y deA�supervisiA?n.

 

Este artA�culo fue publicado originalmente en Ideas Que Cuentan, el blog del Departamento de InvestigaciA?n del BID.

 

[1]Se produjo una crisis financiera importante en Trinidad y Tobago que afectA? a varios paA�ses en el Caribe, debido al colapso de CLICO, pero no estA? claro cuA?n relacionado estaba eso con la crisis financiera global.

[2]VerA�Policy Responses to the Banking Crisis in MexicoA�,de Pablo Graf.

[3]VerA�Argentinaa��s Avoidable CrisisA�(2002) para un informe sobre la situaciA?n anterior a la crisis argentina. A medida que el tipo de cambio se depreciA? de un peso por dA?lar a mA?s de cuatro pesos por dA?lar, los depA?sitos en dA?lares fueron convertidos a pesos a un tipo de cambio de 1,4 por dA?lar mientras que los prA�stamos en dA?lares se convirtieron a pesos a un tipo de cambio de 1 a 1.

[4]VerA�Prudent Banks and Creative Mimics,A� Powell, Miller y Maier (2011) para un modelo de innovaciA?n financiera y un debate de estas contrapartidas.

[5]VerA�Boring Banks, Safe EconomiesA�para un anA?lisis de cA?mo los bancos mantuvieron ratios de capital estables a pesar de la volatilidad macroeconA?mica, en el blog del BIDA�Ideas que cuentan.

[6]VerA�La hora del crecimiento, Cavallo y Powell (2018, coord.) para una evaluaciA?n reciente del panorama macroeconA?mico de AmA�rica Latina y el Caribe.