Elecciones en EEUU y el aumento de la igualdad horizontal

FacebookGoogle+TwitterPrintFriendlyEmailWhatsApp

Por Nora Lustig[1]

Un artículo reciente del periódico Washington Post citó al presidente Obama diciendo: “Cuando observamos que personas, élites globales, corporaciones poderosas aparentemente viven bajo reglas diferentes, eludiendo impuestos, manipulando ventajas… esto alimenta un sentido profundo de injusticia.” [2]

De ser así, ¿cómo se explica que tantas de las víctimas de esta injusticia votaron por uno de los miembros de la élite global que vive bajo reglas diferentes como Trump? ¿Podría ser que para la mayoría de los votantes de Trump lo que agravia no es que el 1 por ciento más rico haya sido capaz de apropiarse de la mayor parte del progreso económico de EEUU en las últimas décadas pero, paradójicamente, un aumento de la igualdad? [3] Han ocurrido tres fenómenos en donde el movimiento hacia una mayor igualdad puede estar alimentando el sentido de injusticia, indignación, e impotencia en grandes grupos de la población más que el incremento en la desigualdad del ingreso y la riqueza: el ascenso de una élite negra, el empoderamiento de las mujeres, y la legitimación de la comunidad gay.  Esta es, por lo pronto, mi hipótesis. [4]

Primero, algunos hechos:

  • En el lapso de 2005 a 2013, entre la población negra, el tramo de los hogares con ingresos de más de $200,000 dólares al año fue el que experimentó el mayor incremento en número. Esto ocasionó un fuerte incremento en la desigualdad al interior de dicha población.  Pero, lo cierto es que el número de millonarios afroamericanos subió de 25 en 1960 a 35,000 hoy día.  Las élites negras en EEUU no sólo tienen un mayor número de personas ricas y altamente educadas, también produjeron un presidente por dos periodos.[5]
  • Las mujeres conforman la mitad de la fuerza de trabajo americana y manejan algunas de las más grandes compañías del mundo como PepsiCo, Archer Daniels Midland and W.L. Fore. Tienen casi el 60 por ciento de los grados universitarios y conforman la mayoría de los profesionales.[6]
  • En junio de 2015, la Suprema Corte de Justicia sentenció que la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo es inconstitucional. A partir de ese momento, se volvió automáticamente legal en todos los estados de EEUU. [7]

Estos tres fenómenos reflejan una reducción de lo que en las ciencias sociales se conoce como desigualdad horizontal:  desventajas sistemáticas entre géneros, grupos étinicos, raciales y religiosos, y entre personas con diferente orientación sexual.  El albor del Siglo XXI ha demostrado que la población negra forma parte de las élites de manera creciente, las mujeres se han estado empoderando cada vez más y la comunidad gay ha logrado una aceptación social mayor.

Hay signos notorios de que para los perdedores de la transformación económica y para aquellos que sienten su identidad y valores amenazados por cambios incontrolables en las normas sociales, estos cambios promueven insatisfacción y hasta desesperación.  Una evidencia de esto es que el incremento en la mortalidad de la población blanca de mediana edad con estudios secundarios o menos entre 1999 y 2013 se debe principalmente al abuso de drogas y bebidas alcohólicas, suicidio, enfermedades hepáticas crónicas y cirrosis. [8]  Otra evidencia, es el hallazgo de  que el optimismo de la población pobre latina y negra en EEUU contrasta con la desesperación de la población blanca pobre.[9]

Se tiene evidencia de que las personas que votaron por Trump se sienten amenazados por el aumento de la igualdad horizontal:

  • Quienes apoyaron a Trump suelen describir a los negros con mayor frecuencia como ´criminales´, ´no inteligentes´, ´holgazanes´ y ´violentos´ que quienes apoyaron a Hillary Clinton. [10]
  • Cuanto más hostiles hacia las mujeres fueran los votantes, más probable que apoyaran a Trump. [11]
  • Dos tercios de los Republicanos se oponen al matrimonio de personas del mismo sexo. También un tercio de los Demócratas. [12] Trump es el candidato que se ha opuesto de manera consistente al matrimonio gay. [13]

Esto que aquí escribo es, por lo pronto, sólo una hipótesis.  Una hipótesis que, si fuera correcta, implica que se tendrá que buscar la manera para que quienes hoy no sólo piensan que el progreso en equidad horizontal debe pararse, sino incluso revertirse, puedan llegar a—por lo menos—tolerarlo.  Si tuviera que elegir una sola política, sería ésta: hacer que el acceso a educación universitaria fuera viable para todos y no sólo para quienes pueden pagarla y un pequeño sector del resto.  En prácticamente todas las encuestas y todos los estudios, las personas con mayores niveles de educación están a favor de promover la igualdad horizontal en los EEUU.

 

[1]Profesora de economía y directora del Commitment to Equity Institute, Tulane University.

[2] Washington Post, 16 de noviembre, 2016.

[3] La concentración del ingreso en el tope ha sido elocuentemente descrito por el profesor de economía Emmanuel Saez de la University of California en “Striking it Richer: The Evolution of Top Incomes in the United States,” Junio 30, 2016. Saez finds that, for example, “Bottom 99% incomes grew by 3.9% from 2014 to 2015, the best annual growth rate since 1999. Top 1% incomes grew even faster by 7.7% from 2014 to 2015.”

[4] Tyler Cowen, autor del blog “Marginal Revolution” aventuró una hipótesis similar relacionada con el ascenso del papel de la mujer en la economía y demás.  http://marginalrevolution.com/marginalrevolution/2016/05/what-in-the-hell-is-going-on.html

[5] http://www.ethnifacts.com/african-american-consumer-untold-story-sept-2015.pdf

[6] http://www.economist.com/node/15174418

[7] https://en.wikipedia.org/wiki/Same-sex_marriage_in_the_United_States

[8] Case, Anne and Angus Deaton (2015). “Rising Morbidity and Mortality in Midlife among White Non-Hispanic Americans in the 21st Century.” Proceedings of the National Academy of Sciences Vol. 112 (49); 15078-83.

[9] Graham, Carol. Happiness for All? Unequal Hopes and Lives in Pursuit of the American Dream (Princeton University Press, forthcoming). Véase el resumen de éste y otros estudios en  https://www.brookings.edu/research/unhappiness-in-america-desperation-in-white-towns-resilience-and-diversity-in-the-cities/

[10] http://www.reuters.com/article/us-usa-election-race-idUSKCN0ZE2SW

[11] https://www.washingtonpost.com/news/monkey-cage/wp/2016/10/23/how-sexism-drives-support-for-donald-trump/

[12] http://www.people-press.org/2015/06/08/support-for-same-sex-marriage-at-record-high-but-key-segments-remain-opposed/

[13] http://www.hrc.org/2016RepublicanFacts/donald-trump-opposes-nationwide-marriage-equality

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Deja un comentario