La paz “Castro-Chavista” – Mensaje desesperado

@MelendezMarcela

Si usted no ha leído de primera mano el acuerdo firmado entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC el 26 de septiembre de este año, después de 4 años de negociaciones en la Habana, por favor absténgase de repetir lo que usted cree que dice el acuerdo y de aconsejar a la gente que considera menos educada que usted sobre la forma de votar en el plebiscito el 2 de octubre. Absténgase, porque es irresponsable aconsejar a otros con base en su imaginación y usted puede estar haciendo un daño enorme a su país.

Una lista que puede ayudarle a identificar si usted hace parte del grupo de ciudadanos que votará el domingo sin entender su voto:

  • Usted cree que en el acuerdo se negoció el modelo económico imperante y que en Colombia se eliminará la propiedad privada si gana el SI.
  • Usted cree que por las disposiciones del acuerdo, en el 2018 el señor Rodrigo Londoño (alias Timochenko) será el Presidente de la República si gana el SI, incluso si los colombianos no votamos por él.
  • Usted cree que la inclusión del acuerdo como bloque constitucional abrirá la puerta para legitimar decisiones arbitrarias del Estado no relacionadas con la reincorporación de las FARC a la sociedad democrática.
  • Usted cree que las FARC tendrán 26 curules garantizadas en el Congreso de por vida y no 10 durante dos períodos electorales consecutivos que expiran en 2026.
  • Usted cree que las FARC determinarán lo que se legisle en el Congreso a partir de 2018 por tener 10 curules aseguradas durante dos períodos electorales.
  • Usted cree que el gobierno permitirá que las FARC continúen financiando su actividad con dineros provenientes del narcotráfico.
  • Usted cree que las FARC no entregarán las armas o que las entregarán para guardarlas en un contenedor del cual tendrán la llave.
  • Usted cree que en el acuerdo hay algo que asegura que Colombia se convertirá en Venezuela si gana el SI y que tendremos que hacer cola para poder acceder a los bienes de consumo básico porque habrá escasez y desaparecerán los mercados.
  • Usted cree que si gana el SI se acaba con la minería legal para fomentar la ilegal.
  • Usted cree que si gana el SI, se impondrá una “ideología de género” con la que se promoverá que todo el mundo sea homosexual o transexual.
  • Usted cree que el gobierno admitió un acuerdo con las FARC que no exige la reintegración a la sociedad de los menores que fueron reclutados para participar en la guerra.
  • Usted cree que no se puede confiar en un acuerdo negociado por Humberto De la Calle y Sergio Jaramillo porque ellos no son personas honorables, pero no sabe bien por qué.
  • Usted cree que Juan Manuel Santos es un tipo de izquierda. Usted no sabe realmente lo que es ser “de izquierda” pero eso le han dicho y le da pánico que eso pueda existir en Colombia.
  • Usted cree que si gana el NO, la mesa de negociadores volverá a sentarse para cambiar lo que a los colombianos no nos gusta. Por ejemplo, para asegurar que los guerrilleros de las FARC tengan penas proporcionales a los crímenes que cometieron.

Si usted está en contra de la refrendación del acuerdo, y su voto está fundamentado en una lectura cuidadosa, usted no hace parte de este grupo y queremos oir sus argumentos.

Si usted todavía no ha leído, pero quiere leer, aquí le dejo una versión del acuerdo editada (con marcas de edición) para eliminar el bendito lenguaje inclusivo y los adjetivos innecesarios. La versión editada, cortesía de Rodrigo Galarza, es 100 páginas más corta e incluye una nota del editor.

8 Comments

  1. Gracias Colombia por dejar en evidencia la mentira y la hipocresía de los políticos y sus cómplices. Hoy los que pregonaron ser poseedores de la verdad y de la moral gritan su desprecio por quiénes piensan distinto. Como muestra de esta porquería recomiendo leer esta columna de un autor habitual de El País de Madrid pero símbolo de la complicidad de los medios masivos con los políticos:

    http://internacional.elpais.com/internacional/2016/10/03/actualidad/1475498967_321999.html

  2. Ojalá pronto debamos agradecer a Colombia por segunda vez. Cualquier economista serio sabía que el consenso entre Santos y Uribe era necesario para negociar un acuerdo con la FARC. Pero como de costumbre la política impidió ese consenso y se intentó un proceso que favoreciera a Santos en contra de Uribe. Ojalá su fracaso permita un nuevo acuerdo negociado primero entre Santos y Uribe y luego con la FARC, mal que le pese a los economistas que han probado no ser serios, o peor sucumbido a sus motivaciones políticas.

    • Marcela Meléndez says:

      Lo tuyo ilustra bien el nivel del debate en Colombia.

      • No se que quiere usted decir con que ese es el nivel del debate en Colombia porque ni soy colombiano ni vivo en Colombia. Si se trata de despreciar lo que opino, gracias por darme la razón.

        Lo que sí se es que muchos han escrito, dentro y fuera de Colombia, sobre cómo ha sido la relación entre Santos y Uribe. Si había alguna duda Santos lo dejó bien claro en las últimas 48 horas cuando reconoció que primero debía haber acordado con Uribe. Creo no exagerar si digo –en base a lo que he leído– que para Santos el enemigo de Colombia era Uribe no Timochenko. En todo caso, no me extraña en absoluto la estrategia de Santos: es lo que espero que hagan los políticos y además es lo que parece haber hecho Santos en su carrera política para llegar a la presidencia. Si le sirve de consuelo, no me extrañaría que Uribe ahora le pase la cuenta para su beneficio personal.

  3. Hoy, martes 4, El Mundo de Madrid publica esta columna de la periodista colombiana Salud Hernández Mora que confirma lo que he dicho en los dos comentarios anterior

    http://www.elmundo.es/internacional/2016/10/04/57f2aec9ca4741b0068b4604.html

    • Marcela Meléndez says:

      La opinión de Salud Hernández es sólo eso: una opinión.

      • Por supuesto. Y también todos los posts suyos sobre el tema son opiniones. Los pocos hechos referidos en la columna mencionada o en sus posts son insuficientes para sacar conclusión alguna sobre lo que ha estado ocurriendo y menos aún sobre lo que podría ocurrir.

Deja un comentario