Blanqueo de Capitales: Serás el último o no serás nada

FacebookGoogle+TwitterPrintFriendlyEmailWhatsApp

El gobierno argentino una vez más ofrece un nuevo blanqueo de capitales. De concretarse, este blanqueo sería el quinto desde la vuelta a la democracia en 1983, siguiendo los realizados por Alfonsín (1987), Menem (1992-1996) y Cristina Fernández de Kirchner (2009 y 2013, prorrogado sucesivas veces hasta 2015). La insistencia de los sucesivos gobiernos con esta medida se debe a que los argentinos, residentes en el país, tienen un gran stock de riqueza no declarado en activos externos. El análisis que sigue toma este hecho como un dato.

Aunque en contextos distintos, los blanqueos del pasado tuvieron como objetivo común estimular la economía. Los blanqueos de Alfonsín y Fernández de Kirchner se dieron en contextos de una economía estancada, mientras que el de Menem se dio en una economía en crecimiento.

Una característica importante de la decisión de blanquear capitales es que, en buena medida, es irreversible. Adicionalmente, blanquear capitales es costoso. En este tipo de decisiones, los agentes económicos deben decidir en qué momento consideran óptimo blanquear sus capitales no declarados (si alguna vez lo hacen). Por lo tanto, el éxito de cualquier blanqueo radica en hacerle creer a los agentes económicos que éste es el momento indicado para hacerlo.

Quienes promueven los blanqueos han apelado a distintos mecanismos para influir sobre las expectativas de los agentes económicos. Para ser creíble, el promotor debe hacer creer que ésta es la mejor oportunidad para blanquear capitales, que no existirá esta oportunidad en el futuro, y que las consecuencias futuras de ser encontrado en falta serán muy onerosas. Sin embargo, esto es muy difícil de lograr. Cada gobierno decide si promover o no un blanqueo según su propio costo-beneficio. Dado que el policy-maker de hoy no puede comprometer al policy-maker de mañana a no hacer un blanqueo, la amenaza de que este blanqueo es el último no resulta creíble. Adicionalmente, a medida que los blanqueos se repiten, los agentes económicos comienzan a descontar la posibilidad de un blanqueo futuro, lo cual no solo aumenta las chances de que los agentes económicos decidan esperar una mejor oportunidad, sino que baja mucho el costo de evadir impuestos y esperar al próximo blanqueo.

Si bien aún no se sabe concretamente cuál será el costo del nuevo blanqueo, en el proyecto del gobierno, el costo del blanqueo tiene un costo base de 10%, del cual hay descuentos para montos bajos y un recargo por postergar el blanqueo hasta 2017. En líneas generales, el blanqueo propuesto por el gobierno es caro en relación a los blanqueos anteriores.

Costos
1992-1996 2009 2013-2015
Primer año 1% Bienes en el exterior que no se transfieran al país 8% BAADE
Segundo año 1,5% Bienes en el país que no se destinen a los fines c), d) y e) 6% PADE
Tercer año 2% c) Suscripción de títulos públicos emitidos por el Estado nacional 3%* CEDIN
Cuarto año 3% d) Compra en el país de viviendas nuevas 1%
e) Inversiones inmuebles y de infraestructura 1%
* 8% si el titulo se transfiere dentro de los 24 meses

 

De la tabla anterior se ve que el blanqueo de 1992-1996 era considerablemente más generoso que el actual. El de 2009 también permitía deducciones sustanciales si el dinero se destinaba a inversiones en el país. Por último, el costo del blanqueo de 2013-2015 dependía del instrumento financiero al cual se destine el dinero pero, en todos los casos, también era más generoso que el actual (sin tener en cuenta el costo financiero impuesto por el cepo cambiario).

No conozco estudios detallados sobre los resultados de los blanqueos anteriores. Sin embargo, los datos recientes evidencian que los resultados del último blanqueo fueron magros. En cuanto al blanqueo de 2009, este consiguió adhesiones por aproximadamente USD 4700 millones. El blanqueo de 2013 logró suscripciones al CEDIN y BAADE por sólo USD 290 millones al cabo del plazo inicial (septiembre 2013), a pesar de que las autoridades tenían como objetivo que se declaren bienes por USD 4000 millones. No obstante, el blanqueo tuvo prórrogas sucesivas hasta el fin del gobierno Kirchnerista. Según un informe técnico del Banco Central, las suscripciones al CEDIN a diciembre de 2015 eran por menos de USD 2500, mientras que según datos de la Secretaría de Finanzas se emitieron bonos BAADE por USD 272 millones. Ni siquiera habiéndose extendido el plazo inicial en dos años se consiguió alcanzar el objetivo de política enunciado.

A pesar de cierto optimismo por parte del Gobierno y de varios analistas, para poder pronosticar el éxito del blanqueo cabe preguntarse cuán diferente es este blanqueo de los anteriores. Si bien el contexto es distinto y se espera que la economía se recupere en los próximos años, la experiencia de 1992-1995 muestra que el crecimiento no es suficiente para que un blanqueo sea exitoso.

Quizás el aspecto más innovador del actual blanqueo es que se da en el contexto del Acuerdo sobre Intercambio de Información en Materia Tributaria de la OCDE. Según este acuerdo, aproximadamente 90 países –aunque Estados Unidos no participa de este acuerdo- se comprometen a intercambiar información de manera automática y multilateral a partir de septiembre de 2017 o 2018. Esto dificultara mucho mantener capitales no declarados.

En conclusión, idealmente, se podría plantear una ley cerrojo al blanqueo de capitales. Que este blanqueo sea finalmente el último. Cuanto más difícil sea cambiar esa ley en el futuro, más exitoso será el blanqueo actual. Por supuesto, esto requiere la construcción de un amplio consenso entra las distintas fuerzas políticas, lo cual no resulta fácil. En cualquier caso, el éxito del blanqueo depende en hacerle creer a los contribuyentes con capitales no declarados que éste es el momento indicado para blanquearlos.

 

 

 

18 Comments

  1. Brian Feld says:

    Es cierto lo que decís Sebastián, pero también tuvimos “Ley Cerrojo” para el canje de deuda y se derogó, ¿cuántas veces en 12/13 años? Creo que fueron unas 3.

    Me suena a que eso sólo aumenta marginalmente el costo de un nuevo blanqueo.

    • Sebastian Galiani says:

      Gracias Brian! Estaba esperando esta pregunta. Si, por supuesto, si los agentes descuentan que la ley se podrá borrar con el codo mañana mismo, no cambiara nada. Pero no tiene por qué ser así. Primero, NO será una ley inviable. Podría durar. La ley cerrojo por el pago de deuda era inviable. No podía durar. Lo mismo que la ley de déficit 0. Legislar el fin de la muerte nunca ha sido efectivo. Pero invertir en investigación médica nos ha ayudado a vivir más y mejor.

      Pero, además, justamente por esto digo que debe ser el resultado de un consenso político. Si es una ley que solo vota cambiemos, y a regañadientes, desde el punto de vista del éxito del blanqueo, su efecto será menor. Si es el resultado de un amplio consenso político, las chances cambian positivamente.

      Finalmente, a mí me importa menos el éxito del blanqueo que mi militancia para que sea el último!

  2. Sebastian Galiani says:

    He recibido varios llamados e emails de periodistas sobre este post. Me da la impresión que el debate está focalizado en cuan “caro” es, y ahora me preguntan sobre los descuentos condicionales a acciones de inmovilización o inversión.

    En mi opinión lo importante es resolver los problemas de incentivos perversos asociados a la existencia de blanqueos sucesivos. Incluso una alícuota de 10% es baja si se la compara con el impuesto a las ganancias (y a los bienes personales no tributados por años).

    El objetivo central de mi nota es el de proponer algo más ambicioso que solo otro blanqueo, independientemente de cuanto recaude el mismo (sobre lo cual no tengo pronostico): es proponer el ultimo blanqueo!

    • Sebastian Galiani says:

      Concuerdo que el gobierno está manejando bien la cuestión de las expectativas. Nuevamente, esto no implica un pronóstico sobre el éxito del blanqueo. Simplemente concuerdo que, con respecto a los stocks de riquezas no declarados, se ha instalado la idea de que es importante ponerse en regla en esta ocasión.

  3. El gobierno está metiendo mucho miedo para que la gente blanquee en la dirección que sugiere tu entrada. Sin embargo, ahora limitaron la posibilidad de un blanqueo parcial. Eso puede jugar en cualquier dirección, no?

    • Sebastian Galiani says:

      No sé de donde salen los pronósticos sobre el blanqueo. Ojala sea un éxito, y el ultimo! Pero la verdad no sabría hacer un pronóstico cuantitativo. Lo único que está claro son los determinantes cualitativos. Un día en la TV vi a un periodista económico asegurar que ya era un hecho que entraban 50 mil millones de dólares y que el gobierno estaba financiado con eso hasta el 2019. Yo no sé de donde puede surgir ese conocimiento. No digo que no se dé, simplemente que no sé de donde pueden salir esos números…

  4. Sebastian Galiani says:

    El decreto que autoriza también a los familiares de funcionarios públicos a exteriorizar activos es inconstitucional.

Deja un comentario