La confianza en la policA�a en AmA�rica Latina y el Caribe: otra anomalA�a de la regiA?n

Como hemos visto en varias entradas previas, AmA�rica Latina y el Caribe (ALC) es la regiA?n mA?s violenta del mundo. Un tema A�ntimamente ligado a la situaciA?n de inseguridad es la tarea de la policA�a. A?QuA� principios deberA�an regir el actuar de la policA�a? Varios autores sugieren que hay dos principios bA?sicos que deberA�an guiar a la policA�a (Lum y Nagin, 2015):

  1. Prevenir el crimen: poniendo un mayor A�nfasis en actividades disuasivas del delito.
  2. Promover la confianza de los ciudadanos: registrar reacciones de los ciudadanos a las distintas estrategias de la policA�a y establecer canales de comunicaciA?n y retroalimentaciA?n.

Ambos principios estA?n A�ntimamente ligados. En este post nos enfocaremos especA�ficamente en la confianza en la policA�a, y en el prA?ximo analizaremos aspectos relacionados con el primer principio de prevenciA?n.

A?Por quA� es importante la confianza en la policA�a?

En los A?ltimos aA�os, ha habido un debate importante sobre este tema tanto en paA�ses desarrollados como en desarrollo. Por ejemplo, abuso del uso de la fuerza, discriminaciA?n policial e inestabilidad social relacionada con el accionar policial se han venido repitiendo en Estados Unidos (hechos violentos en Ferguson (Misuri), controversias por discriminaciA?n en stop-question-and-frisk en Nueva York), en Londres (disturbios A�(London riots) en 2011), o en Brasil A�donde la policA�a A�matA? 6 personas por dA�a entre 2009 y 2013 (ver aquA� order danazol 200 ).

SegA?n la teorA�a econA?mica del crimen (ver esta entrada previa) los potenciales criminales comparan el beneficio y el costo esperado de realizar actividades legales e ilegales, y deciden de acuerdo a cuA?l es la alternativa mA?s rentable. La confianza en la policA�a puede afectar esta ecuaciA?n contribuyendo a la disuasiA?n del crimen ya que podrA�a aumentar la certeza, celeridad y severidad de las penas esperadas por los potenciales criminales.

La informaciA?n mA?s importante para las decisiones de patrullaje proviene de los registros administrativos de la policA�a: las denuncias. Si la ciudadanA�a no confA�a en la policA�a, estas cifras no representaran la realidad de lo que ocurre en materia de victimizaciA?n y ademA?s muy pocos crA�menes luego se judicializarA?n y eventualmente se esclarecerA?n. La confianza en la policA�a y los canales de dialogo y retroalimentaciA?n tambiA�n contribuyen a que la policA�a sea mA?s efectiva en sus acciones. La ciudadanA�a cuenta con informaciA?n clave sobre lugares de ocurrencia de delitos, ofensores prolA�ficos y concentraciA?n de factores de riesgo. Si hubiera confianza y canales de comunicaciA?n (y obviamente si la policA�a usara esta informaciA?n para prevenir el delito, honrando la confianza depositada), la ciudadanA�a podrA�a colaborar siendo parte de la soluciA?n del problema y no solo vA�ctima. Estos principios son la base de tA?cticas que estA?n mostrando resultados prometedores en el mundo, como ser el patrullaje orientado a la soluciA?n de problemas (conocido como POP, problem-oriented-policing).

A?CA?mo estA? la confianza en la policA�a en AmA�rica Latina?

La World Value Survey (WVS) es una encuesta que comenzA? a levantarse en 1981 con una representatividad a nivel nacional y un alcance de mA?s de 100 paA�ses (abarca casi el 90% de la poblaciA?n mundial e incluye entrevistas a cerca de 400.000 individuos). El cuestionario incluye preguntas sobre la confianza en las instituciones. Con respecto a las fuerzas policiales los encuestados responden la pregunta: a�?A?PodrA�a decirme cuanta confianza tiene en las policA�as? Mucho, Bastante, No demasiado, Nada, No sabe/No contestaa�?. Para esta pregunta originalmente sA?lo se incluyeron 9 paA�ses (con Argentina y MA�xico de la regiA?n) y luego se ampliA? la muestra hasta alcanzar 60 paA�ses en el sondeo de 2010-2014.

De acuerdo al A?ltimo sondeo para el perA�odo 2010-2014, los 5 paA�ses con mayor confianza en la policA�a (% que responde que tiene mucha o bastante confianza) son Qatar, Australia, UzbekistA?n, Jordania y Alemania (Tabla 1). Por su parte, los 5 paA�ses con menor confianza son MA�xico, Trinidad y Tobago, PerA?, Argentina y PakistA?n. Es decir, 4 de los 5 paA�ses que tienen menor confianza en la policA�a estA?n en la regiA?n, siendo Argentina el paA�s de ALC con la menor confianza en las fuerzas de seguridad policial y el anteA?ltimo de los 60 incluidos en la muestra, sA?lo superando a PakistA?n. Otros paA�ses de la regiA?n estA?n mejor posicionados, por ejemplo, en Chile y Uruguay mA?s de la mitad de la poblaciA?n tiene mucha o bastante confianza en la policA�a (64% y 56% respectivamente), y en Ecuador, Colombia y Brasil alrededor del 45% manifiesta confiar en la policA�a.

 

galiani 1

Fuente: World Value Survey

Es importante establecer si estas medidas de confianza son estables a lo largo del tiempo o si tal vez estos resultados que no favorecen a la regiA?n fueron producto de la violencia de los A?ltimos aA�os. Si observamos la serie de tiempo que incluye 6 paA�ses medidos desde 1981 (GrA?fico 1) observamos que la confianza en la policA�a reportada es bastante estable a lo largo del tiempo, especialmente para los paA�ses con mucha y poca confianza. De la muestra, Argentina es el paA�s de la regiA?n con menor confianza durante todo el perA�odo seguido por MA�xico. Es notable que a pesar de grandes crisis econA?micas e institucionales que han sufridos algunos paA�ses, la confianza en la policA�a no fluctA?a significativamente.

galiani 2

Fuente: Fuente: World Value Survey

A?Es una anomalA�a la confianza en la policA�a en AmA�rica Latina y el Caribe?

En una entrada previa concluimos que el crimen es una anomalA�a en ALC puesto que los paA�ses de la regiA?n tienen tasas de homicidios muy superiores a lo que se esperarA�a dado sus niveles de ingreso, pobreza y desigualdad. La confianza en las instituciones responde a diversos factores. En el caso de la confianza en la policA�a, un factor que podrA�a influir es el nivel de riqueza del paA�s y naturalmente la inseguridad.

El GrA?fico 2 muestra nuevamente una anomalA�a latinoamericana: para su nivel de ingreso per cA?pita, los paA�ses de ALC tienen un nivel de confianza en la policA�a mucho mA?s bajo que el resto del mundo, a excepciA?n de Chile y Uruguay. Se observa que para los 53 paA�ses con datos disponibles, a mayor nivel de riqueza o desarrollo econA?mico, mayor es la confianza en la policA�a. La lA�nea roja indica la posiciA?n en la que cada paA�s tendrA�a que ubicar su tasa de confianza en la policA�a segA?n su ingreso (controlando por la tasa de homicidios). Casi todos los paA�ses de la regiA?n estA?n por debajo de dicha lA�nea (que contiene los valores ajustados). Esto sugiere que la situaciA?n de ALC es significativamente peor de lo que deberA�a ser para sus niveles de ingreso, y ello no se explica por niveles de inseguridad mA?s altos.

 

galiani 3

Fuente: elaboraciA?n propia con datos de WVS, UNODC y WB.

Si analizamos la relaciA?n entre confianza en la policA�a e inseguridad (controlando por nivel de riqueza de los paA�ses), en el GrA?fico 3 se observa que en promedio, a mayor tasa de homicidios hay menor confianza en la policA�a. Sin embargo, es interesante observar que, a niveles bajos de inseguridad, hay una gran variabilidad en los niveles de confianza, pero cuando los niveles de inseguridad son altos (como en los paA�ses de la regiA?n en la muestra), se acentA?a esta correlaciA?n negativa entre inseguridad y confianza.

galiani 4

Fuente: elaboraciA?n propia con datos de WVS, UNODC y WB.

Generar confianza en la policA�a: el desafA�o de los gobiernos de AmA�rica Latina y el Caribe

De este anA?lisis se deduce que hay un gran problema de desconfianza en la policA�a en la regiA?n, especialmente en Argentina, PerA?, Trinidad y Tobago y MA�xico, de los 9 paA�ses incluidos en la muestra. Otros paA�ses de la regiA?n que no han sido relevados por esta encuesta probablemente compartan este problema, y seguramente la desconfianza en la policA�a es parte de un contexto de desconfianza en las instituciones mA?s generalizado. Dada la incidencia del crimen y la violencia, el gran desafA�o de los gobiernos de la regiA?n es promover la generaciA?n de confianza en la policA�a como un principio rector de la actividad policial. Esto requiere un esfuerzo institucional y una voluntad polA�tica que implica repensar y rediseA�ar los protocolos de acciA?n, el entrenamiento, los sistemas de monitoreo y rendimiento de cuentas, las estrategias y tA?cticas, asA� como tambiA�n las polA�ticas de incentivos y mA�tricas de rendimiento. Mejorar la confianza en la policA�a ayudarA? a reducir el delito en el mediano plazo y mejorar la convivencia ciudadana.