Habilidades para el primer trabajo

FacebookGoogle+TwitterPrintFriendlyEmailWhatsApp

Recordemos nuestras entrevistas para conseguir nuestro primer trabajo. Para mí fueron estresantes. Parecía como si tuviera que vender un producto puerta por puerta, La única diferencia es que me estaba vendiendo a mí mismo. Más o menos lo que decía era lo siguiente:

“Buenos días, mi nombre es Pablo Lavado, soy bueno haciendo gráficos, haciendo regresiones y muy trabajador” (desafortunadamente no soy atractivo ni alto, sabemos que las personas atractivas y altas tienen salarios más altos y una probabilidad que los contraten más rápido (Hamermesh 2011)).

La situación era estresante porque tenía que repetir este texto tantas veces como entrevistas tenía. La situación empeoraba porque a medida que pasaba el tiempo y no se conseguía nada, la probabilidad de encontrar algo bueno disminuía. Supongo que muchos lectores compartirán este sentimiento conmigo. Y lo compartimos porque sabemos de la importancia de encontrar un primer trabajo rápido y con un buen salario.

Mirando datos americanos (National Longitudinal Survey of Youth 1979) observamos una fuerte correlación positiva entre los salarios conseguidos en el primer empleo y los salarios en cualquier otro período de la vida laboral de un individuo. Este hecho se repite para distintos niveles de educación (secundaria incompleta, secundaria completa, educación técnica y educación universitaria) y por percentiles en la distribución del salario (Figura 1). De hecho, la correlación se encuentra entre 0.28 y 0.42.

Sin embargo, la correlación no sólo es en la media sino también en la dispersión. La varianza de los salarios en el primer trabajo es aproximadamente la mitad o dos tercios de la varianza de los salarios alrededor de los 50 años (NLSY  1979) (ver figura 2). Usando la Encuesta Nacional de Hogares en Perú para los años 2010-2015, la varianza de los salarios a los 20 años es aproximadamente igual a la varianza de los salarios a los 50 años (ver figura 3).

 Figura 1

 Figure 1 Lavado

 Figura 2

 Figura 2 Lavado

 Figura 3

 Figura 3 Lavado

Además, haciendo uso de la Encuesta Nacional de Habilidades (ENHAB 2010), se observa que el salario que se consigue es menor conforme más tiempo ha pasado buscando un primer empleo, excepto para los graduados universitarios y los de secundaria incompleta (ver figura 4).

Figura 4

Figura 4 Lavado

Estos dos datos nos dicen que lo que acumulamos justo antes de la transición escuela trabajo es significativamente importante para conseguir rápidamente un buen primer empleo y para moldear un perfil salarial exitoso a lo largo de nuestra vida. Lo que acumulamos se resumen en lo que aprendimos en casa, lo que aprendimos en la escuela y nuestras habilidades cognitivas (fluidez verbal, comprensión lectora, habilidad para resolver problemas de matemáticas, memoria de corto plazo, entre otros) y socioemocionales (extroversión, apertura, preocupación por el futuro, estabilidad emocional, perseverancia, trabajo en equipo, compromiso, responsabilidad, entre otros). Para que estas características nos faciliten encontrar un buen primer trabajo, deberían estar alineadas con lo que el mercado laboral demanda.

Sin embargo, diversos estudios muestran que lo que las firmas están demandando diferentes habilidades que hace 10 años y que estas son difíciles de encontrar. Esto se debe a los cambios tecnológicos que se están viviendo. Se están sustituyendo actividades mecánicas por actividades que requieren interacción entre personas y creatividad (Autor et. al. 1998; Levy y Murnane 2004). Las firmas están demandando más habilidades sociales que cognitivas. De hecho, mientras 35 por ciento de las firmas demanda habilidades verbales y 20 por ciento demanda habilidades matemáticas, entre 35 y 40 por ciento demanda actitud, responsabilidad y compromiso. Sin embargo, esta alta demanda no es fácil de atender debido a la falta de preparación de los candidatos. De hecho, las firmas reportan tener mucha dificultad para encontrar candidatos que demuestren responsabilidad y compromiso (Bassi et. al. 2012).

¿Qué hacer para facilitar la transición escuela trabajo? ¿Qué habilidades son las que tienen un rol importante para conseguir un primer buen trabajo de calidad? Haciendo uso de un modelo de búsqueda de trabajo (job search) (Lavado et. al. 2016), realizamos dos ejercicios. Primero, incrementamos las habilidades cognitivas en una desviación estándar. Segundo, incrementamos las habilidades socioemocionales en una desviación estándar. El objetivo es estimar el efecto de dichas variaciones en qué tan rápido se encuentra el primer el empleo y el salario del primer trabajo.

La tabla 1 muestra los resultados. Con respecto a los salarios, ambos incrementos en habilidades – cognitivas y socioemocionales – incrementan los salarios. Por el lado cognitivo, el efecto es mayor para individuos con mayor educación: el salario incrementa en 9.6% para secundaria completa y en 32.5% para universitaria. Las habilidades cognitivas son más importantes si se complementan con un incremento en los años de educación. Por el contrario, en lo socioemocional, el efecto es mayor para individuos con menor educación: el salario incrementa en 11.1% para secundaria incompleta y en 2.5% para universitaria. Las habilidades socioemocionales, entonces, son más importantes cuando la escolaridad o las habilidades cognitivas son bajas (educación secundaria).

Con respecto a recibir una oferta laboral lo más pronto posible, ambos incrementos en habilidades incrementan la probabilidad de dicho evento. Por el lado cognitivo, el efecto es menor cuando incrementan los años de educación. Un incremento de la habilidad cognitiva en una desviación estándar incrementa la probabilidad en 3 y 0.01 puntos porcentuales (pp) para secundaria incompleta y universitaria, respectivamente. ¿Por qué? En los niveles educativos bajos, las habilidades cognitivas incrementan el conocimiento sobre las distintas fuentes potenciales de trabajo y disponibilidad de vacantes laborales. Por el lado socioemocional, el efecto sobre la probabilidad es mayor cuando incrementan los años de educación: 2 pp para secundaria incompleta y 7 pp para universitaria. Esto va en línea con las habilidades que las empresas demandan y que tardan en encontrar. La forma en la que el individuo se desarrolla en la entrevista y en sus primeros días en el trabajo será importante para demostrar su actitud, responsabilidad y compromiso.

 Tabla 1

Tabla 1 Lavado

¿Por qué es importante encontrar un trabajo lo más pronto posible? Porque las habilidades se destruyen cuando los individuos se demoran más tiempo buscando. La tabla 2 muestra la destrucción de la habilidad para cada nivel educativo cuando el individuo se encuentra buscando más de tres meses. Por el lado cognitivo, la destrucción es menor conforme incrementa el nivel educativo. El estar desempleado más de tres meses reduce tu habilidad latente cognitiva en más de 3 puntos para secundaria completa y en 0.5 para universitaria. Por el lado socioemocional, la destrucción es relativamente constante entre niveles educativos: el estar desempleado más de tres meses reduce tu habilidad socioemocional en promedio en 0.20 puntos. Como se puede observar, para todos los niveles educativos, la destrucción es mayor para las habilidades cognitivas. Por lo tanto, acumular habilidades socioemocionales es más costo-efectivo – más rentable – pues son las que se destruyen más lentamente y perduran más en el tiempo. Mientras que el entrenamiento continuo será necesario para ralentizar la destrucción de las habilidades cognitivas mientras se está buscando un nuevo empleo, sobre todo para aquellos individuos que tienen bajos niveles educativos.

Tabla 2

 Tabla 2 Lavado

Finalmente, ¿qué habilidades son las más importantes? La tabla 3 muestra las habilidades que están más correlacionadas con salarios más altos y con la probabilidad de encontrar un primer empleo más rápido. Se puede observar que las habilidades cognitivas que parecen ser las más importantes son PPVT (Test de Vocabulario en Imágenes) y competencia lingüística. El primero pretende proporcionar una estimación rápida de la capacidad verbal y aptitud académica, y el segundo mide la fluidez verbal del individuo. Asimismo, las habilidades socioemocionales que parecen ser las más importantes son GRIT (perseverancia), extroversión y conciencia (responsabilidad por el futuro).

Tabla 3

Tabla 3 Lavado

Referencias

Autor, D.; Katz, L.; y Krueger, A. 1998. “Computing Inequality: Have Computers Changed the Labor Market?”. Quarterly Journal of Economics, 113, pp. 1169–1213.

Bassi, M.; Busso, M.; Urzúa, S.; y Vargas, J. 2012. Disconnected Skills, Education and Employment in Latin America. Washington: IDB Publications.

Cunha, F. y Heckman, J. 2008. “Formulating, Identifying and Estimating the Technology of Cognitive and Noncognitive Skill Formation”. Journal of Human Resources, 43, pp 738–782.

Hamermesh, D. 2011. Beauty Pays: Why Attractive People Are More Successful. Princeton University Press.

Lavado, P.; Yamada, G.; y Franco, A. P. 2016. Skills for the first job. CAF Working paper.

Levy, F.; y Murnane, R. J. 2004. The New Division of Labor: How Computers Are Creating the New Job. Princeton: Princeton University Press and Russell Sage Foundation.

One Comment

  1. La predisposición a presentarse en una entrevista laboral para participar del proceso de selección en alguna empresa ya debe contarse como habilidad o punto destacado. Ese elemento muchas veces es dejado de lado, el cual para mi es uno de los más importantes, ya que demuestra el interés y la necesidad de aspirar a ser el mejor postor.
    Los requisitos excluyentes no funcionan como filtro, sino que más bien desalientan a muchos que estarían dispuestos a ocupar un lugar valioso en una compañía y son dejados de lado por faltas de habilidad o experiencia previa.

    Saludos!.

Deja un comentario