¿Qué pasa con las exportaciones en Colombia?

FacebookGoogle+TwitterPrintFriendlyEmailWhatsApp

El problema

Para el año 2015 el valor de las exportaciones colombianas cayó en un 36%.  Esta cifra desalentadora es parte de una historia un poco más larga: Entre el año 2010 y el año 2012 las exportaciones colombianas crecieron rápidamente; desde mediados del 2012 hasta octubre del 2014 estuvieron prácticamente estancadas y a partir de noviembre del 2014 comenzaron a caer.   Desde entonces hasta ahora han caído de forma continua  (Gráfico 1). La caída acumulada de exportaciones entre diciembre del 2013 y diciembre del 2015 es de 52,7%.

El comportamiento de los términos de intercambio explica buena parte del problema:  Entre el año 2010 y el 2012 los precios internacionales de la exportaciones colombianas crecieron rápidamente, desde el 2012 hasta mediados del 2014 decrecieron lentamente, al final del 2014 se redujeron de forma abrupta y hasta el momento no se han recuperado (Gráfico 2).  La caída total en el índice de precios de exportaciones entre abril del 2012 y diciembre del 2015 es de 50%.

Ahora, la caída en los términos de intercambio ha venido acompañada de una devaluación cercana al 65% (Gráfico 3).  No obstante, las exportaciones no parecen haber reaccionado ante la depreciación del peso colombiano.

Graf 1 y 2

graf 3 y 4

Elementos para el diagnóstico

En el escenario descrito,  es natural una recomposición de las exportaciones. Desde julio del 2014 las exportaciones tradicionales vienen perdiendo participación a favor de las no tradicionales. No obstante, en ese mismo período las exportaciones no tradicionales han decrecido en cerca de 15% entre diciembre del 2013 y diciembre del 2015 (gráfico 4). Por supuesto, la caída en exportaciones no tradicionales ha sido mucho menor que la caída en exportaciones totales.

La pregunta obvia es entonces ¿Por qué no crecen las exportaciones no tradicionales?

Mi respuesta tentativa tiene dos componentes: El nivel de actividad económica de nuestros socios comerciales y el fenómeno del niño.

La tabla 1 muestra las exportaciones de Colombia hacia sus principales socios comerciales.  Lo primero que salta a la vista es que el estancamiento en las exportaciones que se presenta entre el 2012 y mediados del 2014 se explica en alguna medida por la caída en exportaciones a países latinoamericanos y a Estados Unidos. La caída en las exportaciones del 2015 se presenta en casi todos los mercados.  Llama la atención el hecho de que las exportaciones hacia México crecen año a año desde el 2010 y en el 2015 permanecen constantes.  Bélgica también parece un acaso atípico pues  las exportaciones crecen año a año desde el 2012.

La tabla 2 presenta las tasas de crecimiento de PIB para algunos de los socios comerciales de Colombia. Casi todos los países presentan caídas en la tasa de crecimiento en el año 2015 y Brasil y Venezuela presentan recesiones severas. Estados Unidos no experimenta cambios significativos. Finalmente, en México y Perú el crecimiento del año 2015 es superior al del año 2014.[1]

Las tablas 1 y 2 permiten contra una historia más o menos coherente que relaciona la evolución de las exportaciones Colombianas con el crecimiento económico de los socios comerciales. Sin embargo, para terminar la historia hay que explicar por qué caen  las exportaciones a Estados Unidos.

La Tabla 3 explica parcialmente la caída de exportaciones hacia Estados Unidos. Se reporta el valor de las exportaciones por tipo de producto y los productos están ordenados de mayor a menor importancia. La totalidad de la caída en exportaciones la explican los primeros productos: (i) combustibles, (ii) vegetales, (iii) Café, té y especias y (iv) piedras preciosas. La caída en combustibles y piedras preciosas responde fundamentalmente a la reducción de precios, la caída en vegetales, café, té y especias puede deberse a problemas de oferta relacionados con el fenómeno del niño.

Infortunadamente, no se ve en el horizonte un rebote en los términos de intercambio ni una recuperación de las economías latinoamericanas. Además, si bien el fenómeno del niño debe llegar a su fin en el mes de marzo, su efecto negativo sobre la oferta de bienes agrícolas seguirá sintiéndose por un par de meses más.

 

Tablas

[1] Sospecho que la caída en las exportaciones al resto de países está relacionada con la desaceleración de China.

Deja un comentario