Muy mal comienzo

FacebookGoogle+TwitterPrintFriendlyEmailWhatsApp

En la jerga futbolera, se dice arrancar uno a cero abajo desde el vestuario. Yo voté cambiemos. Lo voté porque fue una dura experiencia ver cómo el gobierno anterior degradó los valores republicanos consagrados en nuestra constitución (y en las de todos los países del mundo donde se respeta la libertad y se defienden los derechos individuales).

La designación de dos jueces a la Suprema Corte por decreto está en las antípodas del cambio. No soy abogado y se me escapan los detalles. He seguido la discusión en la prensa argentina (que, para un lado o el otro, ha perdido totalmente la objetividad hace años) y mire opiniones de constitucionalistas que respeto.  La Corte puede tomar decisiones con 3 votos. Eso obliga a que los fallos sean por unanimidad. ¿Es una restricción? Sí, claro. ¿Se podría haber negociado con el juez que renunció para que se quede unos meses más? Imagino que sí, quizás se lo intentó y fracasó. Eso lo entiendo y es una de las restricciones con las que se enfrenta el nuevo gobierno. Pero las reglas están justamente para construir restricciones y la política, dentro del juego republicano, es construir dentro de las restricciones. No sacar las restricciones cuando nos molestan. ¿Se puede justificar legalmente el decreto? Así parece. Pero la designación directa por parte del presidente de dos jueces está en ostensible contradicción con la división de poderes, eje de una república.

Justificaciones basadas en la “idoneidad” de los candidatos no son muy relevantes. Si para definir la idoneidad alcanza con el juicio personal del presidente, no necesitamos república, un despotismo ilustrado como el que tuvimos hasta el 10 de diciembre es suficiente. Muchos (un poco más de la mitad de los argentinos, supongo) pensaran que el que se acabe de ir no era muy ilustrado. Y ese es, justamente, el problema con los despotismos: nunca nos ponemos de acuerdo sobre quién es ilustrado y quién no.

Por otro lado, todo lo que sucedió siembra dudas sobre la idoneidad de los candidatos. Si realmente creen en los valores republicanos, ¿no deberían rechazar un nombramiento hecho de esta forma?

Empecé a escribir en mi cabeza este post hace 24 horas. Hoy, cuando lo estaba volcando al papel (perdón, es la edad….) ví en los medios que la decisión ha sido, solo parcialmente, modificada. Celebro eso. Tenemos aire hasta febrero, veremos cómo sigue esto.

Mientras tanto, la sensación de ir uno a cero abajo antes de haber tocado la pelota sigue presente. Y lo peor, fue un gol en contra.

11 Comments

  1. En desacuerdo total. Con el país fundido que nos ha dejado los k, y en menos de 7 días hábiles, nuestro Presidente y su equipo están corriendo contra reloj para pagar semejante incendio que destrozó nuestro país. Admiro a MACRI por su valentía y a su equipo por la RESPONSABILIDAD.Muchos los APOYAREMOS AÚN EN LA ADVERSIDAD.

  2. Federico Mallo says:

    Juan Pablo, lo que hizo el gobierno no es ilegal o contra las normas. Está previsto en la Constitución, cuando no hay sesiones ordinarias o extraordinarias para convalidar la elección. Puede gustar o no la forma, pero una corte con 3 miembros no es tan amplia y diversa. Se necesitan otros miembros, especialmente ahora que hay que sancionar unos decretos de necesidad y urgencia (DNU) que podrían verse bloqueados en la Corte Suprema. Pero independiente de la forma la aprobación (o no) formal debe pasar por el Congreso. Claramente cualquier medida que tome el gobierno que no se apegue a los usos y costumbres, será aprovechado por la oposición para sacar el mayor provecho.

    La idoneidad de los candidatos no está en cuestión ya que la forma es lícita.

    Por otro lado la designación de los jueces también corre por cuenta del Poder Ejecutivo y su aprobación como dije, está a cargo del Congreso, por lo tanto la división republicana del poderes, NO está en juego.

    Creo que para hablar de estas cosas hace falta ser abogado. Y para opinar hay que informarse. El gobierno anterior ha cometido peores pecados.

    De ahí a decir que el gobierno va 1 a 0 abajo, me parece poco coherente. El gobierno, en estos pocos días ha tomado muchas medidas que claramente beneficiarán la inversión, el crecimiento del empleo, la seguridad jurídica, etc.

    “For the record” no voté a Macri.

  3. Sebastian Galiani says:

    Hola Juan Pablo. Gracias por esta entrada. Estaba también pensando escribir una entrada pues al igual que a vos no me gusto para nada la forma en que se procedió. Estoy en Israel y termino bastante cansado así que pensé dejarlo para la semana próxima.

    Por un lado, creo que aunque se pueda justificar la legalidad de lo actuado, va contra el espíritu de la división de poderes, que es fundamental en nuestra constitución y en la Republica. Había puesto este comentario acá en Foco el mismo día que se hizo el anuncio (http://focoeconomico.org/2013/04/23/24a-hay-que-defender-la-democracia-constitucional-en-argentina/#comment-122566): Sebastian Galiani
    hace 2 dias
    Por un lado me alegro mucho ver que el Presidente Macri eligió dos candidatos para la corte que tienen una excelente formación y son, según los expertos, juristas muy destacados. Sin embargo, la forma en que se ha procedido es problemática pues fuerza una interpretación de la Constitución contraria a su espíritu.
    Ojala estos candidatos, sin embargo, terminen siendo confirmados por el Senado rápidamente, pues su designación afianzara la división de poderes y la vida republicana en Argentina.
    ****

    Por el otro, no estoy de acuerdo que los diarios no hayan sido objetivos con respeto a este tema. El editorial de La Nación fue muy crítico al igual, por ejemplo, que la columna de Morales Sola.
    Conozco a Carlos de UDESA y no dudo de su espíritu republicano.

    Abrazo,
    SG

  4. No estoy de acuerdo.

    La designación de los jueces es una potestad del Presidente, con el requisito adicional de que debe ser avalado por el Senado. O sea, no es una potestad del Senado, sino del Presidente.

    Además el Estado de derecho nace gracias a los vicios del ser humano. Si no existiesen tales vicios, podríamos vivir en anarquía. Negar que el diseño del Estado de derecho y la República es justamente por esos vicios, es negar el origen que da lugar a la República.

    Nuevos vicios, y nuevas realidades fuerzan a que la Constitución, pilar de la República, deba ser revisada y reescrita. Acá se prioriza el sentido común.

    Pasamos de tener una persona que controlaba 2 poderes, el Ejecutivo y el Legislativo, además de controlar gran parte del 4to poder, el periodismo, y tener incidencia en el poder restante, el judicial, a una persona que controla 1 solo poder, el ejecutivo.

    Tenemos una historia sobre la mecánica de funcionamiento del peronismo, la perversidad y mezquindad de la gente con la que se trata. Y eso es lo más relevante del asunto. La República se construye para combatir la mezquinidad del ser humano, y no su bondadez. Se llega a una República porque se reconoce desde el sentido común esa mezquinidad. Entonces es el sentido común el que debe primar a la hora de interpretar la Constitución y la mecánica de funcionamiento de la política argentina.

    Entendiendo la historia del peronismo, entendiendo que tienen mayoría en el senado, entendiendo que funcionaron como una escribanía durante años, entendiendo como llegar además a ese lugar, que no es de otra forma que de una manera ilegítima, porque cooptaron varios poderes del estado, entendiendo que se puede apretar un juez, se vuelve clave analizar la idoneidad de los candidatos, y la cantidad de jueces en la Corte.

    No hubo una sola crítica a los jueces nominados, fueron todas palabras de reconocimiento. Además los jueces actuales en la Corte tienen mayoría, los jueces designados podrían ayudar a diversificar el poder de la Corte, y las presiones que puedan ejercer desde afuera.

    Además, muchos reconocieron que el mecanismo no era inconstitucional, como si lo fue la ley de democratización de la justicia o la ley de subrogancias.

    Además, como el Presidente va a remitir las nominaciones al senado antes de que juren, cumpliendo el 222/03, esto significa que el Presidente no va a ejercer un mecanismo coercitivo sobre estos nuevos jueces con la amenaza de sacarlos.

    Creo que estos factores determinan que con la nominación no hay menos república, sino más.

  5. No comparto,Juan Pablo lo que afirmas. El discurso de unidad excelente, reunión con gobernadores, excelente, liberación del cepo, necesaria, con lo cual no vamos perdiendo.
    Ademas, podemos no compartir la forma, pero si la legalidad. Me parece que el arbol te tapo el bosque

    • El comentario va para el autor del trabajo. Calificar de “Despotismo Ilustrado” al régimen impuesto por los Kirchner me parece algo exagerado, sobre todo lo de ILUSTRIADO.

  6. Estoy de acuerdo con tu post. El caso de designar a jueces por Decreto es para situaciones de emergencia, la cual esta no constituia, siempre prodia haber llamado a una sesion extraordinaria del Congreso. El país no quedo tan “destruido” como pretenden algunos. Mas aún, con la feria judicial casi encima habia menos apuro todavia. Lamento que mucha gente sienta que no estar de acuerdo con una decision del nuevo presidente significa ser K, no es el caso. Justamente uno de los valores de la democracia es poder expresar el desacuerdo con las medidas que uno no comparte, y eso no te hace el enemigo, sino simplemente una persona que tiene una visión diferente de las cosas. Parece que algunas personas aprendieron bien la leccion divisoria del kirchnerismo, y ahora la aplican para atacar a quien disiente.

  7. Leo que Macri habría retirado la designación en comisión de los dos jueces y que seguiría el trámite para designarlos en propiedad. Muy mal. Horrible. Gol en contra. No debe retirar esa designación porque se ajusta estrictamente a las normas constitucionales, de igual manera que se ajustaría a la Constitución que durante la próxima sesión del Senado una mayoría calificada rechazara el nombramiento en propiedad de los dos designados en comisión. Es parte del juego democrático de acuerdo a las normas constitucionales y un nuevo presidente nunca debe tener miedo de usar las normas constitucionales. Ya es hora de que los argentinos aprendan la Constitución y acepten jugar de acuerdo a sus reglas. Cuando no se tiene ni siquiera mayoría relativa en ninguna de las dos cámaras del Congreso, un Presidente serio debe mostrar que se ajustará estrictamente a la Constitución pero usando rectamente todo el poder que le entrega. Un Presidente serio justifica sus decisiones claramente, además de dejar claro que está actuando dentro de la Constitución.

    En todo caso, para entender las normas constitucionales sobre designación en comisión recomiendo leer sobre la larga experiencia en Recess Appointments en EEUU.

  8. Coincido con el comentario de J. P. Nicolini. Quién hizo alarde de la defensa de los valores republicanos no puede transgredirlos de esta manera, designando jueces de la Corte Suprema sin la aprobación parlamentaria que la Constitución establece para la defensa de la institucionalidad republicana. Ni siquiera fundando la medida en extemporáneas chicanas reglamentarias. Lo contrario es convalidar la criticada utilización de cualquier medio para vencer al adversario.

  9. Esto lamentablemente comenzó antes, cuando los senadores que pertenecían a los partidos que luego formaron la alianza Cambiemos se juramentaron a no aprobar a ningún candidato durante el gobierno de Cristina, fuera quien fuera. Y esto sucedía cuando Horacio Verbitsky le imploraba al gobierno desde Página12 que intentara negociar candidatos con la oposición en lugar de proponer sus propios candidatos, ya que era obvio que nadie tenía mayoría para imponer su voluntad, y precisamente eso podría resultar en la mejor elección posible para tener la Corte que nos merecemos. El Perro resultó el más sensato.

    Pero la reacción social es “encouraging”, y sugiere que la Argentina está madura para dar un salto democrático. Así que tendríamos que juntarnos todos, más allá de nuestras ideas políticas partidarias, y proponer una reforma constitucional no sólo para clarificar este entuerto (que a mi juicio está claro, pero es mi opinión) sino, mucho más importante, para prohibir definitivamente y sin excepciones los DNU y las delegaciones legislativas que permiten aberraciones como la Ley de Emergencia Económica. No puede haber seguridad jurídica, ni una moneda creíble, ni nada estable, si el próximo presidente te puede cambiar todo con un DNU… Hay que ponerle fin a esto a partir del 2019…

Deja un comentario