Probidad y partidos

FacebookGoogle+TwitterPrintFriendlyEmailWhatsApp

Ciudadano Inteligente y Espacio Público lanzaron un Observatorio Anticorrupción para monitorear los avances en la implementación de la agenda de probidad emanada del Informe del Consejo presidido por Eduardo Engel. Crearon un portal donde se encuentran las propuestas, se entrega una evaluación de su estado de avance y una ponderación respecto de si dichos avances cumplen o no con los objetivos originalmente planteados. Los resultados entregados en este primer análisis global muestran que en un periodo relativamente corto se ha logrado mantener el impulso y obtener logros significativos en áreas clave para combatir la corrupción y mejorar el funcionamiento de nuestro sistema político.

Con un 46,6% de avance sobre el conjunto de 236 propuestas y una nota global de 4,1, existe un avance dispar entre las cinco áreas ejes. Reformas a la regulación y financiamiento de partidos y campañas tiene el mayor grado de avance (58%) y donde más se ha logrado cumplir con los objetivos orientadores de las propuestas con nota 4,8. También con números azules las áreas de conflictos de interés y confianza en los mercados con 4,5 y 4,2 respectivamente. En el otro extremo, reprobando, prevención de la corrupción con un 3,1 y 27% de avance, integridad, ética y derechos ciudadanos con 3,8 y 35%.

Los logros en la regulación y financiamiento de partidos y política deben ser especialmente valorados; no sólo porque son clave para impulsar cambios en el funcionamiento del Estado y su relación con la esfera privada de los negocios, sino también porque se temía que quienes habían sido electos y han actuado en el ámbito político con las reglas existentes impusieran su calidad de incumbentes y obstruyeran todo cambio al contexto actual. Las múltiples controversias generadas en torno a temas de mayor connotación pública (como el refichaje de militantes) lograron opacar el grado de avance en materias igualmente significativas pero menos mediáticas cómo el financiamiento público y requisitos de transparencia para los partidos, las profundas modificaciones a la regulación de campañas, límites y controles al gasto electoral, entre otras medidas.

Sin duda, queda un largo camino por recorrer para que la nueva regulación de partidos y campañas sea efectiva. Esencial resulta contar con una institucionalidad pública capaz de fiscalizar y sancionar a quienes incumplen las nuevas reglas; que el Servel y el Tricel sean altamente calificados, den garantías de autonomía y ecuanimidad a todos los sectores, y cuenten con la orgánica, recursos y dotación de personal necesarios para cumplir sus labores de forma efectiva.

Si bien el panorama general sigue siendo dispar, con ámbitos esenciales donde se ha avanzado poco y nada y otros donde los cambios no apuntan al sentido previsto, los logros obtenidos hasta ahora demuestran que a pesar del escepticismo y poca confianza, existen instituciones, autoridades y funcionarios en los distintos poderes del Estado y una sociedad civil activa y vigilante que han permitido contrarrestar las resistencias y bloqueos. Vaya un merecido reconocimiento para quienes han hecho posible estos importantes primeros logros.

Tags:

Deja un comentario