In memoriam: Douglass C. North

FacebookGoogle+TwitterPrintFriendlyEmailWhatsApp

Douglass C. North se ganó un lugar en el panteón de los científicos más influyentes de las ciencias sociales de todos los tiempos. En los años 1959-1960, North fue uno de los fundadores de la cliometría, la cual consistió en un grupo de historiadores económicos que aplicaban sistemáticamente métodos estadísticos y teoría económica al estudio de la historia. Sin embargo, a fines de la década de 1960, sus ideas acerca de las instituciones y el rol central de las mismas en el estudio de la economía comenzaron a evolucionar y predominaron en su obra. Posteriormente, durante la década de 1970, fue también uno de los fundadores del New Institutional Economics, un grupo de científicos de las ciencias sociales cuyas contribuciones consistieron en expandir el alcance estándar del análisis económico tras considerar los costos de transacción y la importancia de las instituciones y las organizaciones como determinantes críticos de los fenómenos sociales. Esta corriente ha tenido un fuerte impacto en todas las ciencias sociales, pero su influencia más notable se percibe en la ciencia política y la economía.

North fue pionero en señalar que las instituciones, entendidas como el conjunto de reglas y restricciones formales e informales que estructuran la vida de las sociedades, son un determinante clave del proceso de crecimiento y desarrollo económico. De hecho, “a lo largo de la historia, las instituciones han sido creadas por los seres humanos para establecer orden y para reducir la incertidumbre […], y la historia, en consecuencia, es en gran parte una historia de la evolución institucional en la que la performance histórica de las economías sólo puede ser entendida como una parte de una historia secuencial “(North 1991). Por otra parte, la configuración institucional de una sociedad en un momento determinado en el tiempo puede moldear la manera en que esta sociedad irá evolucionando: “Las instituciones proporcionan la estructura de incentivos de una economía; a medida que dicha estructura evoluciona, la dirección del cambio económico toma forma hacia el crecimiento, el estancamiento o el declive “(North, 1991).

Una vez que se reconoció la importancia de las instituciones, North se propuso comprender por qué las instituciones ineficientes persisten, y, de manera amplia, la cuestión del cambio institucional. Este fue el tema principal de su trabajo a partir de la publicación de Estructura y Cambio en la Historia Económica en 1981. Esto condujo a North a investigar la dependencia de las trayectorias pasadas y los costos de transacción, obteniendo como resultado una teoría del Estado en el que los sistemas políticos no evolucionan inevitablemente en instituciones eficientes.

El trabajo de North también hace una distinción importante entre las instituciones y las organizaciones. Las instituciones son difíciles de definir debido a que las reglas involucradas incluyen leyes escritas, convenciones sociales formales, normas de comportamiento informales y creencias compartidas acerca del mundo. Por el contrario, las organizaciones son concretas. Están compuestas por grupos específicos de individuos que buscan lograr una combinación de objetivos comunes e individuales a través de un comportamiento parcialmente coordinado. De esta manera, North dio lugar a la posibilidad de una relación dinámica entre los intereses e incentivos que enfrentan las organizaciones y la estructura de las reglas del juego que gobiernan sus acciones e interacciones.

Desde el punto de vista de North, la organización central y más poderosa, en una sociedad, es el Estado. Toda sociedad tiene que resolver el problema fundamental de proveer orden social. En este sentido, la función principal del Estado es proveer orden social y, por ende, esto requiere que el mismo tenga acceso al uso de la fuerza coercitiva. Sin embargo, si el Estado tiene fuerza coercitiva, aquellos que dirigen el Estado pueden usar dicha fuerza a favor de sus propios intereses, a expensas de los intereses del resto de la sociedad. Por lo tanto, el Estado emerge con el uso especializado de la violencia. Especialistas en el uso de la violencia, sin embargo, también tienen el poder de confiscar. Entonces, los individuos necesitan crear instituciones y organizaciones para controlar al especialista en el use de la violencia. La tensión que existe entre la necesidad de restringir a los especialistas en el uso de la violencia y la necesidad de tener una protección eficiente es el problema fundamental que las sociedades tienen que enfrentar.

Siguiendo su trabajo seminal sobre el origen de las instituciones y su papel fundamental en la conformación de los sistemas económicos, North apunto su trayectoria académica a estudiar cómo persisten las creencias y las convicciones ideológicas, y por lo tanto, hacer todo cambio institucional incremental, en el mejor de los casos. Esta idea toma un lugar central en Instituciones, Cambio Institucional y Desempeño Económico (1990) y es el foco central de Comprendiendo el Proceso de Cambio Económico (2005).

En su trabajo más reciente, Violencia y Orden Social (2009, junto con Wallis y Weingast), North y sus coautores plantearon un marco conceptual para comprender la historia humana. La característica más destacada de este trabajo es el intento de construir una teoría del equilibrio del Estado, y su rol en la forma que toman los diferentes órdenes sociales, a través del cual podemos entender la historia de las sociedades, desde las más primitivas hasta las sociedades modernas desarrolladas.

En general, la ciencia progresa cuando personas curiosas se plantean preguntas inteligentes y proceden a responderlas. Esto es precisamente lo que Douglass North ha estado haciendo durante toda su larga y prolífica carrera académica.

Douglass C. North fue una gran persona, a quien tuve la suerte de conocer bien. Co-ganador del Premio Nobel Memorial en Ciencias Económicas en 1993 y del Spencer T. Olin Profesor Emérito de Ciencias y Artes de la Universidad de Washington (WU) en St. Louis. Lamentablemente, falleció el lunes 23 de noviembre 2015, en su casa de verano en Benzonia, Michigan. Tenía 95 años. Descanse en Paz (RIP).

 

* Basado en la introducción de Instituciones, los derechos de propiedad y el crecimiento económico: El legado de Douglass North, Editado por S. Galiani y I. Sened, 2014, Cambridge University Press.

 

Referencias

North, Douglass. 1981: Structure and Change in Economic History, Norton.
North, Douglass. 1990: Institutions, Institutional Change and Economic Performance, Cambridge University Press.
North, Douglass. 1991: “Institutions” in The Journal of Economic Perspectives, 5(1): 97-112.
North, Douglass. 2005: Understanding the Process of Economic Change, Princeton University Press.

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Deja un comentario