A?CA?mo se produce y cA?mo se distribuye el ingreso?

En el aA�o 1928 Charles Cobb y Paul Douglas publicaron un trabajo teA?rico a partir de la observaciA?n de una regularidad empA�rica: la participaciA?n del trabajo dentro del ingreso nacional es estable a travA�s del tiempo. En particular, cada aA�o, del producto total una proporciA?n cerca al 33% se destina a remunerar el empleo. En 1961 Nicholas Kaldor seA�alA? una serie de hechos relacionados con el crecimiento econA?mico en donde resaltA?, nuevamente, que la participaciA?n del trabajo en el ingreso es estable.

Estos dos trabajos delimitaron, el desarrollo de la macroeconomA�a en general y, del crecimiento econA?mico, en particular. Tanto en la construcciA?n de modelos teA?ricos como en la elaboraciA?n de estrategias empA�ricas ha sido comA?nmente aceptado el supuesto de participaciA?n del trabajo constante. No obstante, las referencias a la estabilidad de la participaciA?n del trabajo se basan en la observaciA?n de esta variable para el caso de los Estados Unidos desde los aA�os 50 hasta la dA�cada de los 90. El GrA?fico 1[1], muestra la evoluciA?n de esta variable desde el aA�o 1958 hasta el aA�o 2005. Observando los datos, resulta claro que la participaciA?n del trabajo se mueve entre 70% y 55% del PIB. Pero tambiA�n parece claro que existe una tendencia decreciente.

Adicionalmente, cuando se observa un conjunto de datos mA?s amplio, la estabilidad de la participaciA?n de los factores parece una particularidad de los Estados Unidos en la segunda mitad del siglo XX y no una regla universal. El El GrA?fico 2[2] ilustra la caA�da en la participaciA?n laboral ocurrida en la mayorA�a de los paA�ses pertenecientes a la OECD entre los aA�os 1975 y 2000.

Por otro lado, algunos trabajos demuestran que cuando se miden correctamente, las participaciones de los factores presentan claras tendencias aun para el caso de Estados Unidos. Cuando se calcula de forma independiente la participaciA?n del capital natural (Tierra), el capital fA�sico, el trabajo bA?sico (no calificado) y el capital humano, se obtiene un hecho revelador: la participaciA?n de los factores reproducibles o acumulables crece a medida que crece el nivel de ingreso, y la participaciA?n de los factores no reproducibles cae a medida que cae el nivelA�de ingreso.[3]

GrA?fico 1. ParticipaciA?n del Trabajo en Estados Unidos:1658-2005

Grafico 1

GrA?fico 2. Cambio en ParticipaciA?n del Trabajo en PaA�ses OECD: 1975-200

Grafico 2

Para el caso colombiano, en compaA�A�a de un grupo de colegas[4] demostramos la existencia de tendencias en la participaciA?n de los factores. Nuestros hallazgos indican que la participaciA?n de factores reproducibles tiene una correlaciA?n positiva con el ingreso, mientras que la participaciA?n de los factores no reproducibles tiene una correlaciA?n negativa con el mismo.

En las siguientes lA�neas presento una explicaciA?n teA?rica del movimiento en la participaciA?n factorial y tres implicaciones prA?cticas.

A?Por quA�?

La teorA�a de innovaciones sesgadas ofrece una explicaciA?n clara de este fenA?meno: Las firmas tratan de utilizar los factores abundantes de forma mA?s intensiva y los factores escasos de forma menos intensivaA�[5]. AsA�, las economA�as mA?s ricas utilizan tecnologA�as intensivas en factores reproducibles, esto es, factores que se pueden acumular como capital fA�sico y capital humano. AnA?logamente, en las economA�as mA?s pobres se utilizan tecnologA�as mA?s intensivas en factores no reproducibles, esto es, factores que no se pueden acumular, como el trabajo bA?sico o no calificado.

El grA?fico 3 ilustra la relaciA?n entre el crecimiento del ingreso por horas trabajadas y la caA�da en la participaciA?n del trabajo. La correlaciA?n negativa es consistente con la teorA�a de innovaciones sesgadas.

AsA�, el proceso de crecimiento econA?mico estA? acompaA�ado de una redistribuciA?n del ingreso, donde la tierra y el trabajo bA?sico pierden participaciA?n a medida que las economA�as crecen. De este modo, los agentes no educados y sin posibilidades de acumular capital fA�sico, no se benefician de la prosperidad de la economA�a en la misma proporciA?n que el resto de los individuos.

GrA?fico 3. Cambio en ParticipaciA?n del Trabajo VS Crecimiento EconA?mico

Grafico 3

Hay que revisar la metodologA�a de contabilidad de crecimiento.

La teorA�a de innovaciones sesgada ofrece una explicaciA?n para la caA�da en la participaciA?n del trabajo. No obstante, la variabilidad de las participaciones factoriales puede responder a otras causas: i) cambios en el poder de negociaciA?n de los diferentes agentes; ii) una funciA?n de producciA?n agregada donde la elasticidad de sustituciA?n entre factores es diferente de uno; iii) un aumento en el tamaA�o relativo de los sectores donde la participaciA?n del capital es mayor.

Por supuesto, en el primer caso la distribuciA?n funcional del ingreso (distribuciA?n entre propietarios de diferentes factores) no tiene relaciA?n con elasticidad del ingreso con respecto a los factores. Sin embargo, si cualquiera de las otras explicaciones es correcta cualquier cambio en la distribuciA?n funcional del ingreso es el resultado de un cambio fundamental que afecta tambiA�n el producto agregado. MA?s aun, el efecto sobre el producto depende de la abundancia relativa de factores. Si la participaciA?n del factor abundante crece hay un efecto positivo sobre el ingreso, pero si crece la participaciA?n de un factor escaso el efecto es negativo. Para ilustrar este problema considere una funciA?n de producciA?n Cobb-Douglas con dos factores de producciA?n: capital (K) y trabajo (L). El ingreso por trabajador (y=Ya?�L) puede expresarse en funciA?n del capital por trabajador r (k=Ka?�L): y=Ak^I�. AsA�, si aumenta la participaciA?n del capital I�, el efecto sobre el ingreso por trabajador depende de la relaciA?n capital-trabajo: a?�y/a?�I�=Ak^I� lnk . AsA�, si k>1 el efecto es positivo y si k<1 el efecto es positivo

Este resultado es, en principio, problemA?tico porque las unidades de medida de capital y trabajo suelen ser arbitrarias. No obstante, existe una metodologA�a para re-escalar las medidas de capital por trabajadorA�[6].A�Brad Sturgill y yo aplicamos esta metodologA�a para una muestra de 34, 62 y 58 paA�ses para los aA�os 1995, 2000 and 2005, respectivamente, y separamos las participaciones de capital natural, capital fA�sico, capital humano y trabajo bA?sico. Con estos datos, calculamos el residuo de Solow y separamos el cambio en la productividad total de los factores de las innovaciones sesgadas.[7]

Los resultados de este ejercicio indican que la contribuciA?n del crecimiento de la productividad total de los factores sigue siendo importante (mA?s importante que la acumulaciA?n de factores) en la mayorA�a de los paA�ses. Pero tambiA�n salta a la vista la importancia de los cambios en la participaciA?n factorial: Para muchos paA�ses, estos cambios explican mA?s del 15 por ciento del crecimiento y para JapA?n e Israel explica mA?s de la mitad del crecimiento.

 

[1] Tomado de Zuleta y Young (2013) A�https://ideas.repec.org/a/eee/streco/v24y2013icp112-122.html

[2] Tomado de A�Zuleta (2015) a�?Factor Shares, Inequality and Capital Flowsa�? forthcoming Southern Economic Journal.

[3] Sturgill (2012)A� order tadapox tablet http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0164070412000729

[4] https://ideas.repec.org/a/col/000090/009009.html

[5] Zuleta (2008) http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1094202508000148

[6] http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0165176511003557

[7] https://ideas.repec.org/p/col/000089/013814.html