Argentina: La dieta, la gordura y la dA�cada ganada

La presidenta tiene razA?n: La economA�a estA? mucho mejor que en 2003. Pero al sugerir que la mejora se debe a sus polA�ticas, confundeA�correlaciA?n con causalidad. Un ejemplo paralelo serA�a asA�: a�?Las personas que hacen dieta pesan mA?s que las que no hacen dieta; por tanto la dieta causa la gorduraa�?. El ejemplo nos recuerda que la ocurrencia simultA?nea de polA�tica kirchnerista y mejora respecto de 2003, no necesariamente implica que lo primero haya causado lo segundo. Una hipA?tesis alternativa es que la mejora se debiA? a la bonanza externa, al buen stock de capital heredado del menemismo y al alto tipo de cambio real heredado del duhaldismo. Y que inclusive las perspectivas mejoren en la etapa final de su mandato, no por los mA�ritos de su gobierno, sino porque A�ste se termina.

No hay dudas de que nuestro PBI creciA? mucho desde 2003. Pero la polA�tica no sA?lo genera efectos sobre el presente sino tambiA�n sobre el futuro, y en condiciones habituales el PBI de un aA�o es poco sensible a las seA�ales de largo plazo que emite la polA�tica econA?mica. Por ejemplo, las importantes inversiones en infraestructura y energA�a en los 90 permitieron un gran crecimiento durante la presidencia de NA�stor Kirchner, aun con los precios de los servicios y de la energA�a planchados. Las consecuencias de estas A?ltimas polA�ticas se terminaron de ver cuando NA�stor ya no estaba, de modo que a Cristina le tocA? pagar la bonanza adelantada por su predecesor.

Propongo repensar el tema analizando el valor de las empresas, un barA?metro que revela el atractivo a invertir y generar puestos de trabajo en un paA�s por parte del sector privado. A diferencia del PBI, los precios de las acciones de las empresas incorporan rA?pidamente las seA�ales respecto del futuro que va generando el entorno. Por ejemplo, cuando la polA�tica econA?mica es beneficiosa en el corto plazo pero daA�ina para la inversiA?n en el largo plazo, normalmente el PBI sube mientras el valor de las empresas baja. Otra ventaja es que, comparando la evoluciA?n del valor de las empresas en distintos paA�ses, podemos fA?cilmente identificar los determinantes comunes que hacen que todas suban, como el viento de cola, y focalizarnos en las diferencias entre paA�ses que reflejarA�an el efecto de cuestiones puramente nacionales, como la polA�tica local. Por A?ltimo, el valor de una acciA?n es un precio que alguien paga, no sujeto a cA?mputo por parte del gobierno.

Como muestra el grA?fico, tomando un valor base para la empresa tA�pica argentina de 100 pesos en abril de 2003, justo antes de la asunciA?n de NA�stor, dicha empresa valA�a 227 pesos ajustados por la inflaciA?n real a fin de 2014. En una suba notable, nuestras empresas mA?s que duplicaron su valor en estos 12 aA�os. Sin embargo, el valor de la empresa tA�pica de Brasil, Chile, Colombia, MA�xico y PerA? pasA? en igual lapso de 100 a 427, o sea mA?s que cuadruplicA? su valor, siempre medido en moneda local de cada paA�s ajustada por su inflaciA?n. En definitiva, no hay duda de que estamos mejor que en 2003, pero nuestros vecinos le han sacado bastante mA?s jugo que nosotros a un entorno internacional muy benigno.

EvoluciA?n del valor de las empresas buy premarin generic

Interpreto que este gran rezago respecto de la regiA?n refleja una opiniA?n muy negativa sobre nuestra polA�tica econA?mica por parte de quienes tienen capacidad de hacer inversiones. Esto es mA?s allA? de que sus empresas hayan ganado mucha plata en la dA�cada y mA?s allA? tambiA�n de lo que los empresarios digan en los despachos y actos oficiales. La belleza del precio es que revela, a veces A?cidamente, la verdadera disposiciA?n a invertir el dinero propio.

El grA?fico tiene varias perlitas, pero me focalizarA� en sA?lo tres.

  1. Los grandes logros del kirchnerismo en mejoras de empleo, salario y distribuciA?n del ingreso, se dieron en los primeros aA�os, cuando tambiA�n subA�a el valor de las empresas argentinas. Y este subA�a al compA?s del resto de la regiA?n; ni mA?s ni menos.
  1. La gran bifurcaciA?n respecto de la regiA?n se dio a partir de la intervenciA?n al INDEC. Vale notar que el 44% de la nueva deuda emitida en la reestructuraciA?n de 2005 era en pesos indexados a la inflaciA?n oficial, de modo que esta fue una seA�al muy clara de la verdadera voluntad del kirchnerismo de cumplir con su propia palabra empeA�ada.
  1. En las PASO de 2013 nos enteramos de que no habrA�a un tercer mandato de la presidenta. Desde entonces, el valor de nuestras empresas ha subido 42% ante la perspectiva de un cambio en la polA�tica econA?mica, reduciendo parcialmente la brecha con el resto de la regiA?n. Para medir regularmente los cambios en las expectativas econA?micas, creA� un indicador llamado Copa AmA�rica BursA?til que compara los rendimientos de cada paA�s netos del viento de cola (http://goo.gl/4mZrHE). Argentina ganA? la Copa en 2013 y 2014, venciendo por goleada a Brasil, Chile, Colombia, MA�xico y PerA?. Sin embargo, como insinA?a el grA?fico, estas victorias sA?lo recortan parcialmente las pA�rdidas que tuvo Argentina contra estos mismos competidores en los aA�os previos.

Por otra parte, la historia es rica en ejemplos de inversores financieros que erraron groseramente pronosticando el futuro. Sin embargo, la robustez de este indicador es que estA? sometido al escrutinio permanente de la codicia humana, de la cual hay mA?s que suficiente abocada a la tarea. De modo que, si bien este A�ndice podrA? errar en el corto plazo, al menos contiene el antA�doto para que sus errores se corrijan con el tiempo.

En sA�ntesis, una comparaciA?n con nuestros vecinos a partir de una medida sensible a los efectos de largo plazo de la polA�tica econA?mica permite analizar la relaciA?n entre kirchnerismo y mejoras respecto de 2003. Indudablemente la economA�a estA? mejor que en 2003. Pero no se lo debemos al kirchnerismo. En todo caso, A�ste le debe a la sociedad que podrA�amos estar mucho mejor aA?n.

* Una versiA?n editada de esta nota fue recientemente publicada en el diario La NaciA?n.