Carreras criminales en las ciudades de Colombia

FacebookGoogle+TwitterPrintFriendlyEmailWhatsApp

Muchos de los indicadores de seguridad en Colombia han mostrado avances muy significativos durante los últimos 15 años. La tasa de homicidios, por ejemplo, disminuyó de niveles superiores a los 72 homicidios por cada 100.000 habitantes a principios de la década pasada a un nivel cercano a los 28 homicidios por cada 100.000 habitantes al cierre del 2014 (una disminución superior al 55% en los últimos 15 años). La caída ha sido aún más pronunciada en otros indicadores de crimen violento como el secuestro extorsivo (disminución superior al 90% en el mismo período) o las masacres (disminución del 80%). A pesar de estos innegables avances en lo que tiene que ver con los indicadores de crimen violento asociados al conflicto con grupos armados ilegales, la criminalidad urbana, es decir, la inseguridad a la que se ven expuestos los ciudadanos producto del aumento de delitos como el hurto a personas, el hurto a establecimientos comerciales, las riñas y el microtráfico, es hoy una de las principales preocupaciones de los colombianos. Así lo reflejan los sondeos de opinión y las principales encuestas de victimización que se llevan a cabo a nivel nacional y en algunas ciudades del país.

Un tema importante a la hora de evaluar la política criminal frente a los temas de seguridad ciudadana es el de la reincidencia criminal; es decir, el debate en torno a qué hacer frente a aquellos individuos que recurrentemente cometen delitos que, a pesar de ser considerados menores por el código penal colombiano como el hurto simple, afectan de manera significativa la tranquilidad y el bienestar de los ciudadanos. Estos individuos reincidentes, a pesar de ser capturados una y otra vez, una vez regresan a la libertad deciden continuar con sus actividades delincuenciales. Son individuos que han tomado la decisión de seguir lo que podríamos denominar una carrera criminal, con los beneficios y costos que esto implica.

Utilizando los datos de la Policía Nacional se pueden entender mejor algunos patrones de reincidencia criminal en las principales ciudades de Colombia. La Tabla 1 presenta alguna información básica sobre la frecuencia de capturas de individuos reincidentes, concentrándonos en individuos que han sido capturados tres (3) o más veces en el período comprendido entre el 1 de enero de 2011 y el 30 de noviembre de 2014 en las ocho (8) principales ciudades del país. En total, 16.876 individuos han sido capturados más de tres veces por la Policía durante este periodo. De estos, más de 2.000 individuos (aproximadamente el 1,55% del total) han sido capturados 6 o más veces y  262 (0,44% del total) han sido capturados más de 10 veces entre enero de 2011 y noviembre de 2014. Los individuos en la parte alta de esta distribución de reincidentes son criminales de carrera.

 grafico 1

En la parte más alta de la distribución del número de capturas se encuentran individuos que han sido capturados entre 25 y 44 veces en los últimos 4 años (ver Tabla 2). El individuo con el mayor número de capturas (44 en total) es un hombre de aproximadamente 48 años de edad que delinque en la ciudad de Bogotá. Los delitos por los que ha sido capturado son hurto a personas (13 veces), hurto a entidades comerciales (30 veces) y daño a bien ajeno (1 vez). Este ladrón de profesión, como podría llamársele, fue capturado por primera vez (en la muestra de capturas disponible entre el 2011 y 2014) a principios de agosto de 2012, por hurto a una entidad comercial en el centro internacional de Bogotá; desde esa fecha ha sido capturado por la Policía Nacional, en promedio, cada 14 días (su última captura registrada es de principios de abril del 2014, por un hurto a una persona en la zona de la calle 63 con carrera 16). Su especialidad son los hurtos y no tiene un lugar de trabajo establecido. Sus 44 capturas han ocurrido en diferentes zonas de Bogotá. El segundo en el ranking es un caso muy parecido: un hombre, de aproximadamente 42 años que opera en Bogotá y que también se dedica al hurto a personas y a entidades comerciales. Este individuo ha sido capturado 43 veces entre finales de noviembre del 2012 y principios de noviembre de 2014 (en promedio, ha sido capturado cada 17 días desde su primera captura observada). La primera mujer que aparece en el grupo de criminales de carrera tiene aproximadamente 46 años y se dedica al microtráfico en la ciudad de Cali. Tiene 31 registros de captura entre mediados de marzo de 2011 y mediados de septiembre de 2013 (en promedio, una captura cada 29 días). Contrario a otros individuos reincidentes que no tienen un área de operación definida, prácticamente todas las capturas de esta mujer en Cali han estado circunscritas a un área geográfica muy precisa entre las calles 19 y 24 y carreras 29 y 31. Finalmente, el individuo más joven en el Top 10 de los criminales con mayor número de capturas en un hombre de 22 años, de Bogota. A pesar de su corta edad, este individuo ya cuenta con 29 capturas por hurto a personas, a entidades comerciales y por microtráfico.

grafico 2

Si bien es cierto que existen muchos argumentos válidos en contra de endurecer las penas (populismo punitivo) y de aumentar el número de personas retenidas en las cárceles del país, especialmente cuando se trata de delitos relativamente menores, existen individuos que escogen carreras criminales y que afectan de manera recurrente y sostenida la tranquilidad y seguridad de los colombianos en las principales ciudades del país. Por el tipo de delitos que estos individuos cometen, probablemente nunca serán castigados por el sistema penal colombiano, lo cual no significa que el daño social y la afectación a la tranquilidad de los ciudadanos que estos criminales reincidentes causan no sean graves. Quizás es hora de dar un debate pragmático sobre el tema y pensar en alternativas de política criminal en donde  la historia criminal de individuos reincidentes  sea tenida en cuenta a la hora de definir el tipo y duración de las penas que se imponen a estos individuos.

Este artículo fue publicado en El Tiempo el 17 de enero de 2015.

One Comment

  1. Andrés Clavijo says:

    Como se pudó observar, la reincidencia en delitos leves es un tema de gran preocupación especialmente en la ciudad de Bogotá.
    Es evidente que las repercusiones que sufren estos delincuentes por sus acciones son de muy poca magnitud debido a su alta tasa de reincidencia.

    Implementar politicas que aumenten las sanciones por dichos actos reduciría los incentivos de estas personas a delinquir. Además de ser privados de su libertad por un período de tiempo, aplicar una multa por los daños ocasionados a la sociedad, que aumentará a medida que el delincuente reincide en sus actos, podría disminuir la tasa de reincidencia en delitos leves.

Deja un comentario