Melaninomics o la economA�a de la melanina

La pigmentaciA?n de la piel y la actual diversidad de colores en lo que algunos llaman razas es el resultado del fenA?meno clA?sico de la adaptaciA?n evolutiva de los humanos. Un buen resumen y soporte cientA�fico de esta teorA�a se encuentra en un estudio reciente publicado en PLOS Genetics. La melanina se distribuye en nuestra piel de mA?ltiples formas y cantidades como resultado, inicialmente, de la adaptaciA?n de los humanos a la geografA�a y los diferentes grados de exposiciA?n a los rayos ultravioleta. La evoluciA?n de piel mA?s oscura en las latitudes mA?s bajas se atribuye a una mayor necesidad de protecciA?n contra estos rayos ultravioleta causantes de cA?ncer de piel y quemaduras mientras que aquellos grupos que se movieron al norte donde hay menos rayos ultravioleta la piel oscura no podA�a sintetizar la vitamina D y por lo tanto evolucionA? la piel mA?s clara en esas mayores latitudes.

DespuA�s se ha venido dando la otra manipulaciA?n genA�tica. Buscar casar a nuestros hijos e hijas con gente de piel mA?s clara para a�?blanquear la familiaa�?. Esa es otra forma de adaptaciA?n evolutiva de mA?s corto plazo que ha sido menos estudiada.

Bastante prensa recibiA? la ClA�nica Farallones cuando un Doctor GuarA�n publicA? este aviso en El PaA�s de Cali buscando una mA�dica de piel blanca.

Tener piel blanca tiene sus ventajas. No solo le ofrecen trabajo en el consultorio del A� A� A� A�Dr.GuarA�n, quien al parecer se disculpA? ya por su grave error.

Las cifras que muestro abajo, y el mercado de productos de belleza para blanquear la piel son solo reflejo de una preferencia de muchas sociedades por pieles mA?s claras. El color de la piel, entonces, se hereda, y por tanto se puede culturalmente construir si a travA�s de un buen trabajo de celestinismo en la familia se va blanqueando la descendencia, sabiendo que eso ayuda a generar mejores oportunidades para hijos y nietos.

El caso de Cali y la ClA�nfoco2ica Farallones no es el A?nico ni es aislado. El color de la piel marca diferencias claras socio-econA?micas en AmA�rica Latina, e incluso mA?s claras que aquellas que puedan dar las categorA�as que nos preguntan en el Censo o en otras encuestas cuando nos piden que declaremos nuestra etnicidad.


foco 3Edward Telles
de la Universidad de Princeton y en colaboraciA?n entre otros con Fernando Urrea de la Universidad del Valle, vienen liderando el proyecto PERLA en el que evalA?an los logros socio econA?micos en varios paA�ses de nuestra regiA?n usando la paleta de colores, por una parte, y por otra la clasificaciA?n usual de categorA�as A�tnico-raciales que se vienen usando en varias encuestas o censos.

En las grA?ficas abajo pueden ver logros educativos y niveles de ingresos usando los dos tipos de clasificaciones. El poder de predicciA?n del tono de la piel es bastante claro y mucho mas robusto que el de las categorA�as auto declaradas por los encuestados.

 

foco4

Completo la historia con un experimento que acabamos de completar en BogotA? junto a mis colegas Sebastian Villamizar, Juan David Oviedo y Cesar Rodriguez de DeJusticia y el Observatorio de DiscriminaciA?n Racial de la Universidad de Los Andes. La publicaciA?n en espaA�ol se puede descargar where can i buy pyridium over the counter aquA�. En este experimento enviamos 900 hojas de vida a ofertas laborales en el mercado de entrada a graduados de bachillerato con ninguna o algo de experiencia, y usando este absurdo colombiano de incluir las fotos en la hoja de vida, aleatorizamos las permutaciones de fotografA�as con diferentes fenotipos afro, mestizo, blanco, indA�gena con los demA?s atributos que se deberA�an importar como experiencia, o actividades extracurriculares.

La siguiente grA?fica muestra la probabilidad de que una hoja de vida recibiera una llamada para entrevista, de acuerdo al fenotipo. El 19% de las hojas de vida con una fotografA�a de alguien de piel blanca recibieron una llamada mientras que ese porcentaje fue de apenas 9% para nuestra muestra de Afros. Dado que construimos las hojas de vida eliminando las posibles correlaciones entre el fenotipo y los demA?s atributos (algunos podrA�an argumentar que los afros tienen menos experiencia en BogotA? o menor educaciA?n) podemos argumentar que la discriminaciA?n observada es claramente determinada por el fenotipo en la fotografA�a.

foco5

Ya hace dos aA�os escribA� sobre este mismo tema a raA�z de una discusiA?n sobre el papel de los estigmas como determinantes de resultados econA?micos y sociales. Una forma comA?n de clasificar este problema en las ciencias sociales es pensar en la discriminaciA?n por gustos y la discriminaciA?n estadA�stica. La primera se refiere a que al discriminador no le gusta algA?n atributo del discriminado y puede actuar de manera que excluya al dueA�o de ese atributo incA?modo. Probablemente es el caso del Doctor GuarA�n que querA�a contratar a alguien de piel blanca por que sA�. Ya se arrepintiA? pero fue un acto explA�cito y deliberado de discriminaciA?n por gustos. La segunda forma mA?s sutil se ha denominado discriminaciA?n estadA�stica y se deriva de los logros u oportunidades que en promedio poseen los dueA�os de ese atributo y que generan en la poblaciA?n la creencia de que ese grupo tiene algA?n impedimento o dificultad para o por tanto sin querer queriendo se les va discriminando.

Las diferencias sociales entre mestizos, indA�genas y negros en Colombia fue detalladamente documentada en la reciente MisiA?n de Movilidad Social y Equidad donde se recopilaron la mayor cantidad de estadA�sticas disponibles para visibilizar un problema que a veces pasa por inexistente o poco importante en varios paA�ses de la regiA?n y que tiene el gran problema de la endogeneidad entre la pertenencia A�tnico-racial, los niveles de acumulaciA?n de capital humano y el color de la piel.

Mi colega Cesar Rodriguez ya habA�a escrito sobre este problema de la pigmentocracia y planteaba preguntas que nos vamos acercando a contestar con estudios como estos, con los cuales podemos comenzar a descifrar los impactos socio-econA?micos de sistemas culturales que asignan oportunidades y resultados basados meramente en el color de la piel.

A?QuA� hacer?

Primero sigamos investigando esta posible correlaciA?n causal entre la melanina y las oportunidades econA?micas para diferentes A?mbitos del quehacer de la gente que por su color de piel puede verse discriminada o no. Por ahora las sospechas son confirmadas. Segundo, aceptemos que en nuestra ConstituciA?n se defiende la diversidad de la melanina y por tanto hay que combatir estas formas de discriminaciA?n. Y tercero, convenzA?monos de que con cA?rcel y sin cambio cultural no vamos a lograr crear una sociedad realmente plural y multiA�tnica. La Ley AntidiscriminaciA?n es un intento loable pero es posible que nos desvA�e de la responsabilidad que tenemos como sociedad de acabar con estos estigmas dentro de la sociedad misma a travA�s de la educaciA?n, la presiA?n y el ostracismo social.