El que estudia(ba) triunfa(ba). La caída reciente de los premios a la escolaridad

FacebookGoogle+TwitterPrintFriendlyEmailWhatsApp

Los economistas nos referimos a los premios a la escolaridad como  el ingreso adicional que los trabajadores son capaces de generar por cada año adicional de estudios. Una medición impecable de tales premios, libre de sesgos e imprecisiones, es tarea muy complicada. Sin embargo, existen buenas maneras de aproximarnos. Una de ellas es usando encuestas de hogares, que en Colombia ya existen hace un buen par de décadas. Con ellas es posible hacer seguimiento a lo que ha pasado con los premios a la escolaridad desde 1991 y cuentan una historia de ascensos y caídas.

La siguiente figura muestra estos premios y sus intervalos de confianza del año 1991 al 2011. Los puntos azules denotan los premios promedio para la población y los extremos de las barras rojas son los extremos de los intervalos de confianza al 95% para estos premios. Así, para el año 1991, en promedio, un colombiano tenía ingresos laborales un 11% más altos por cada año estudiado. Esto se mantuvo así durante un par de años y luego comenzó a crecer. Para el año 2001 alcanzó su punto más alto: 13.3% más ingresos por cada año adicional de estudios. Con el cambio del siglo vino también un fenómeno que los economistas aún no hemos podido comprender del todo: la caída de los premios a la escolaridad. Para el año 2011, el premio promedio por cada año de estudios ha retrocedido casi a su nivel de 1991.


foco1

Por lo general, detrás de los promedios hay muchas historias distintas que contar. En este caso es interesante notar que los premios a la escolaridad difieren según el nivel educativo alcanzado. Pero además, estos han evolucionado de manera distinta durante estas dos últimas décadas. Los premios a la primaria completa han sido siempre bajos, pero casi no han cambiado en el tiempo. En promedio, un trabajador que sólo completó la primaria gana entre un 20% y 30% más que un trabajador con menos estudios (primaria completa o ningún estudio). Los premios que traen consigo el completar los estudios secundarios o terciarios son más altos, pero desde el año 2004 han estado cayendo. El premio al grado terciario cayó del 170% al 140%, mientras queel premio al secundario cayó del 75% al 50%.
foco2

Con esta evolución de las estadísticas, cabe preguntarse ¿qué puede explicar esta caida reciente de los premios a la escolaridad? O también, ¿qué puede explicar la subida de los premios a la escolaridad de fines del siglo pasado? Nótese que en ambos casos, tanto la subida como la caída se dió entre los trabajadores con mayor educación. Comencemos por la segunda pregunta pues parece existir mayor consenso acerca de su respuesta. En aquel entonces, los economistas apelaban con frecuencia al “skill biased technological change” como explicación. Por esto se referían a que la introducción de computadoras y tecnología al mundo del trabajo suponía un mejor uso del recurso humano calificado, aumentando su productividad (y por lo tanto sus salarios).

Para poner estos resultados en perspectiva global, aquí vale la pena mencionar un par de datos adicionales. Primero, este fenómeno no es exclusivo de Colombia. Con diversos matices, la caida en los premios a la escolaridad se ha dado en gran parte de América Latina. Segundo, en los paises del Este Asiático no se ha visto tal caída. Allá los premios a la escolaridad han estado en aumento por las últimas dos décadas.

Por tanto, ¿qué ha pasado en la década reciente? ¿acaso hemos tenido un “retroceso” tecnológico? Hay varias posibles explicaciones. Probáblemente la tecnología dejó de crecer al ritmo que venía creciendo antes y por lo tanto la productividad de los trabajos cayó. Hay quienes opinan que la informalidad laboral ha hecho caer la productividad. Otra explicación apela al crecimiento de la fuerza de trabajo calificada que se dió como resultado de la expansión educativa. Es decir, frente a un “exceso de oferta” (trabajadores calificados) siguió una caída en los “precios” (salarios). Finalmente, otra explicacion que va en una linea de argumentacion similar, se refiere a una caída en la calidad de la educación que ha recibido la población. Se argumenta, que las habilidades (lectoras, matematicas y, especialmente, las llamadas “blandas” como compromiso, responsabilidad, eficacia, paciencia, etc.) de nuestros trabajadores son bajas. ¿Usted que opina?

 

3 Comments

  1. Ideas que se me ocurren:
    A nivel Macro: ¿qué puede explicar esta caida reciente de los premios a la escolaridad? O también, ¿qué puede explicar la subida de los premios a la escolaridad de fines del siglo pasado? Puede que esto esté relacionado al peso de los sindicatos. Al fin de la década del 90 el mainstream en América Latina tenía el foco puesto en la flexibilización, mientras que hoy día el foco está puesto en otro tipo de políticas de aumento de consumo interno con empowerment de los sindicatos. Al menos para Argentina, podría estudiarse comparativamente el grado de escolaridad alcanzado por los afiliados a cada sindicato y los tipos de salarios/aumento salariales (en términos reales). Asimismo, los profesionales generalmente están muy poco sindicalizados.
    Habría que analizar los tipos de proyectos de inversión que se hayan encarado en el último tiempo con el capital nacional (ahorro nacional), pero me arriesgo a decir que el tipo de inversión que ha prevalecido fue el de proyectos orientados a producción de bienes de consumo durable, con un fuerte componente de precariedad laboral.
    A nivel micro: aquí el enfoque debiera ser uno desde la economía de las organizaciones de Williamson y buscar las interrelaciones posibles que hubiese entre los movimientos de capitales internacionales (sobre todo, en el sector servicios, principal empleador de profesionales) y qué rol ocupan hoy los países de América Latina en el organigrama de las multinacionales (es decir, el divorcio geográfico entre generación de Revenues y Costos).

  2. La explicacion, es mas simple de lo q pensamos como economistas. La era cambió y al igual que paso con el cambio de la era agricola a la era industrial, las personas q se quedaron en la era agricola empezaron a ver descensos en sus ingresos. Actualmente quienes viven en la era industriall, ven reducidos sua ingresos y quienes han aprendido a vivir en la era de la informcion ven incremmentos sustanciales en sus ingresos, sin que intermedie su grado de escolaridad

  3. La brecha digital?, la desindustrialización, la tercerización, la flexibilidad laboral, el crecimiento basado en el sector minería y petróleo intensivo en capital y bajo en mano de obra, la fiebre de 40 anunciada por Antonio José Ocampo de la enfermedad holandesa: desindustrialización…

    La crisis con los vecinos, Venzuela y Ecuador con quienes el comercio de bienes y servicios se ha reducido.

Deja un comentario