La Mala Educación

FacebookGoogle+TwitterPrintFriendlyEmailWhatsApp

Una proposición con la cual la mayoría de los economistas están de acuerdo es que las habilidades de la fuerza de trabajo, el capital humano de un país, es uno de los principales recursos económicos de la sociedad y uno de los principales factores del nivel de desarrollo de un país. Esta proposición, también es compartida por no economistas. En vista de ello, es interesante para aquellos de nosotros interesados en el desarrollo económico de América Latina  tener una idea de donde estamos situados en el mundo en términos de nuestro capital humano.  

Entre 1964 y 2003 se administraron doce pruebas internacionales distintas con el fin de tener medidas comparables entre países de las habilidades cognitivas de sus estudiantes. En una serie de trabajos muy valiosos Eric Hanushek y Ludger Wößmann juntaron toda esta información y la pusieron en una escala que es fácil de interpretar. Esta coincide con la de las pruebas pisa. La media de los países avanzados occidentales es 500 y el desvío standard  es 100. Se considera que un estudiante con un nivel de 400 tiene conocimientos básicos en matemáticas, ciencia o lectura y que una estudiante con un nivel de 600 tiene habilidades cognitivas superiores.

Habilidad Cognitivas Media

% con habilidades básicas

% con habilidades superiores

Argentina

392

49%

2.7%

Brasil

364

34%

1.1%

Chile

405

62%

1.3%

Colombia

415

64%

0.0%

México

400

49%

0.9%

Perú

313

18%

0.2%

Uruguay

430

62%

4.9%

388

48%

1.6%

Avanzados

499

92%

9%

Asia Oriental

533

96%

17%

Fuente: Hanushek y Wößmann (2012b). Avanzados: Austria, Bélgica, Finlandia, Francia, Alemania, Países Bajos, Noruega, Portugal, Suecia, Suiza, Reino Unido, Australia, Canadá, New Zelanda, Estados Unidos. Asia: East Asia: Hong Kong, Japan, Korea, Rep., Singapore, Taiwan.  Enlace con los datos.

La tabla muestra en la primera columna el promedio de las habilidades medias de cada país en ciencia y matemáticas (que son más fáciles de comparar entre países que las de lectura aunque todas estas medidas están muy correlacionadas).  Vemos que la media para los países de América Latina está por debajo de los barra de conocimientos básicos de 400. La segunda columna muestra el porcentaje de estudiantes con habilidades cognitivas por debajo de 400. Vemos el gran porcentaje de estudiantes en la región que no alcanza estos niveles de conocimientos mínimos, que va de menos del 40% en Chile y Colombia a más un 66% en Brasil o un 82% en Perú. Como punto de comparación, sólo un 8% de los alumnos no alcanza este nivel en los países avanzados. La tercera,  columna muestra el porcentaje de estudiantes que demuestra habilidades cognitivas superiores. En los países avanzados este número oscila entre el 8% y el 12% aproximadamente y en la región el promedio su ubica en 1.6%. Es de interés comparar este número con las posiciones de liderazgo en la fuerza de trabajo. En Estados Unidos por ejemplo, el 11% de los trabajadores están en posiciones gerenciales y este número llega al 38% si agregamos las ocupaciones profesionales. En México, los funcionarios y directivos del sector público y privado comprenden al 2% de la fuerza de trabajo y los profesionistas, técnicos y trabajadores del arte llegan al 9%. Estos números son más alarmantes si consideramos el hecho que las pruebas reportadas se administran sólo a alumnos en la escuela y que un alto porcentaje de la fuerza laboral en América Latina no concluyó la escuela secundaria.

Comparando las habilidades cognitivas de los estudiantes con otra medida frecuente de capital humano, los años medios de educación de la población, vemos una figura más alarmante aún. El rendimiento cognitivo de los estudiantes de la región es significativamente peor que el de otros países con un nivel comparable de escolaridad. La figura siguiente muestra en la línea recta el nivel promedio en los tests para cada nivel de escolaridad media de un país excluyendo del promedio a los países de América Latina. Cuando agregamos a los países de la región al gráfico vemos que los únicos que están cerca del promedio condicionado son Costa Rica y Uruguay, mientras que todos los demás están bastante retrasados.

Uno puede debatir mucho sobre las causas del pobre desempeño de nuestros estudiantes (ver notas sobre educación en Foco Económico aquí) pero una cosa es clara: para lograr el desarrollo económico de la región algo tiene que cambiar en nuestros sistemas educativos!

Habilidades Cognitivas y Escolaridad en América Latina (Hanushek y Woessmann


Fuente: Hanushek y Wößmann (2012a)

 

 

Referencias

 Eric A. Hanushek, y Ludger Woessmann, Do Better Schools Lead to More Growth? Cognitive Skills, Economic Outcomes, and Causation, Journal of Economic Growth, December 2012

 

Eric A. Hanushek, y Ludger Woessmann, Schooling, Educational Achievement, and the Latin American Growth Puzzle, Journal Development Economics, November 2012

7 Comments

  1. Para que se va estudiar, si un trabajador calificado es peor pagado que uno no calificado, si el pago depende del poder sindical.
    Por estos lados, al parecer solo el 54%, termina el secundario, porque saben que estudiar no es relevante, si hacerse amigo del juez.
    Saludos.

  2. La educacion empieza muy temprano en nuestras vidas, y a esa altura los ninios no piensan en futuros ingresos.

    Estoy convencido que efectivamente hay que mejorar la educacion, pero creo que se empieza despertando entusiasmo, interes y vocacion. Por lo tanto es parte de un dessrrollo social que es mas amplio que la escuela misma.

    Y de adulto, no tengo dudas que los ingresos son un incentivo muy importante, pero si es el unico, tambien habla de una decadencia social. Me cuesta creer que desaparezca la vocacion como otro de los “incentivos” de peso.

    Saludos

  3. Marcos Gallacher says:

    Muy interesante e importante articulo. Me preocupa sin embargo que siempre que hablamos de “capital humano” nos referimos a educacion formal.

    Y el “learning by doing”? Sospecho que la creciente asignacion de recursos al sector publico ocurrida en Argentina en la ultima decada ha tenido consecuencias negativas sobre este tipo de aprendizaje. La mayor parte de los nuevos empleados publicos aprende poco o nada en sus lugares de trabajo.

  4. Pingback: El Espejismo del Centenario — Foco Económico

  5. Pingback: El Espejismo del Centenario | cotidiano-contemporaneo

Deja un comentario