Un confusionismo eléctrico preocupante

FacebookGoogle+TwitterPrintFriendlyEmailWhatsApp

El principio de “despacho económico” que rige la organización del mercado eléctrico mayorista (MEM) es algo muy viejo y muy anterior a la aparición más reciente de mercados de generación eléctrica diseñados para que haya competencia. En rigor, la idea de despacho económico tomó fuerza luego de la segunda guerra mundial, cuando bajo la nacionalización de los sectores eléctricos en Europa se diseñaron mecanismos que permitieran ordenar las maquinas generadoras según sus costos, de un modo creciente, para que el sistema opere minimizando costos. La idea es simple: las máquinas o centrales más eficientes despachan primero y uno se asegura que cualquier nivel de producción de electricidad se logra con el menor costo posible. Es decir que la idea de despacho económico estuvo presente aún con la empresa pública. Más aún, el principio de fijación de precios según el cual el precio de la electricidad se fija de acuerdo con el costo de la última máquina que entra última en el despacho, se forjó también bajo sólidos principios de planificación estatal en Francia, en Inglaterra y en otros países europeos.

Décadas más tarde y al calor de la privatización y desregulación de los mercados energéticos en el mundo, apareció el diseño de mecanismos de funcionamiento de mercado propiamente dichos, por medio de los cuales la demanda y la oferta interactúan en el mercado eléctrico. Todos esos mecanismos, desde los más simples y regulados hasta los más desregulados o de subastas, han sido concebidos para garantizar principios de eficiencia económica, lo que incluye obviamente lograr un “despacho económico” o de mínimo costo. Es decir que buscan replicar –de modo libre y descentralizado por parte de la demanda y la oferta- la solución de un despacho económico. Pero al mismo tiempo buscaron mejorar las señales de precios para que la demanda y la oferta (inversiones) respondieran mejor en un sistema tan particularmente restringido por cuestiones de transmisión y seguridad como el eléctrico, cosa que no está garantizada plenamente por el sólo hecho de tener un despacho económico. Estos mecanismos de mercado tuvieron distinta performance y distinta suerte en diferentes experiencias en el mundo. Pero de algún modo todos evolucionaron hacia formas que respetan el principio de despacho económico. De nuevo, el consenso es que la idea de despacho económico es anterior a todos estos mecanismos y puede –y de hecho en la Argentina pudo- sobrevivir si por razones de crisis, mal desempeño o intervencionismo, las reglas de formación de precios se apartan de lo que sería una solución de mercado.

Los vientos que están soplando en la Argentina no auguran nada nuevo, ni tampoco nada bueno, en materia de evolucionismo de la regulación del mercado eléctrico mayorista. Es verdad que todavía no existe ningún lineamiento o plan explicitado que pueda comentarse sobre bases concretas. ¿Si no hay nada anunciado en concreto, porque opinar ex ante? Por dos razones. La primera es que cuando los anuncios vienen, lo hacen en el formato de hecho consumado y de sordera absoluta provocada por el ruido o explosión del anuncio. Mejor decir algo antes porque después uno va a estar tapado por el aparato de la propaganda. La segunda razón es que antes de la explosión del anuncio ya empiezan a circular trascendidos y comentarios que van apareciendo en los medios que juegan un doble papel de tergiversar las cosas y preparar un caldo de cultivo para tapar una intervención poco pensada y menos aún consultada con los expertos y la sociedad. Una de esas tergiversaciones es atribuirle a la organización actual (de 2012) del mercado eléctrico mayorista argentino algo que definitivamente no es: un esquema de mercado. Lo único que tiene de mercado el MEM es el nombre, porque en todo lo demás ha sido arrasado por una intervención que separó y luego fragmento a los precios que paga la demanda con los precios que recibe la oferta. La segunda tergiversación es que porque existen transacciones contractuales (de corto plazo) bilaterales entre generadores y grandes o medianos usuarios, se dice falazmente que existe una libertad de formación de precios que esta librada a esos agentes y fuera de la órbita de la regulación que ahora se dice restablecer. Nada que ver. Las transacciones existirán pero los precios que paga la demanda y recibe la oferta son fijados por mecanismos que provienen de resoluciones de intervención.

La siguiente Figura muestra mi fotografía preferida del MEM. Esta construida por las escaleras de precios que paga la demanda (en azul) y que recibe la oferta (en rojo) ordenadas de modo decreciente y creciente para cantidades que se acumulan hasta el total de las ventas. La demanda son distintas categorías de usuarios y la oferta distintas tecnologías de generación. Existen varios hechos estilizados de la situación del MEM en el primer semestre de 2012. El primero es que el precio promedio que recibe la oferta (en reconocimiento a los costos de operación) es muy superior al que paga la demanda,  siendo el producto de la diferencia entre ambos y las cantidades vendidas el equivalente al déficit corriente del operador del MEM (CAMMESA). El segundo es que tanto la demanda como la oferta están fragmentadas en cuanto a los precios que pagan y que perciben. Es decir que una convergencia hacia un ordenamiento eficiente del MEM implica en pensar mecanismo para acomodar en el tiempo una triple convergencia, en donde el precio promedio que paga la demanda debería converger al que recibe la oferta y las brechas de precios al interior de la demanda y la oferta se cierran (Navajas, 2010; Cont, Navajas y Urbiztondo, 2012). El tercer hecho es que este desequilibrio ha venido aumentando en el tiempo. En la Figura puede verse que el 30% de la demanda que paga los precios más bajos en la Argentina, está pagando una doceava parte de los costos promedio del sistema. En 2009 esa relación era de un sexto. El déficit de CAMMESA implícito en la Figura es 4 veces superior al registrado en 2009.

 Aún con semejante cuadro de desbalance, uno puede decir que el programa de despacho económico sigue funcionando en la Argentina porque las centrales y máquinas son ordenadas para despachar en función de sus costos. Es aquí donde entra la última y gran tergiversación que está flotando en declaraciones oficiales varias, que es la de querer meter en la misma bolsa al despacho económico y a los mecanismos desregulados de formación de precios. Como se dijo antes son dos cosas separadas, tanto en lo conceptual y como en lo temporal. El problema que se está vislumbrando ahora es que esta pseudo-regulación de costo-plus que parece querer diseñarse tiene otra deformación, para mí nunca vista antes, que se basa en la intención de querer hacer una discriminación del precio de los insumos (gas natural, combustibles líquidos) que van a pagar las centrales eléctricas. Esta discriminación obedece a fijar precios distintos de esos insumos según que la energía eléctrica que se genere con ellos vaya a un tipo de usuario (residencial pobre, pyme) o a otro (industria, residencial pudiente). Al margen de las razones para este cambio, el problema es que esto sí  rompe el despacho económico y puede ser incompatible a las reglas del MEM porque el ordenamiento de los costos de los generadores no viene dado más por un mecanismo de declaración de costos (verificable) de los generadores sino que depende de precios de los insumos que a su vez dependen de dónde vaya a parar esa energía. Este tipo de discriminación se conoce en economía como “de las peores”, porque distorsiona los precios de los insumos que enfrenta cada empresa o generador y manda a la economía “para atrás” en materia de potencial productivo.

Siendo esto último algo que no figura en los sistemas eléctricos del mundo sean de mercado o planificados ¿Porque se les está dando por inventar semejante complejidad? Después de todo, y dado que el MEM ya funciona hoy como un mercado intervenido y en donde la discriminación de precios de los insumos lo va a mandar para atrás, ¿por qué hacer esta discriminación tan mala? La respuesta a estas preguntas se llama YPF. Esta operación está hecha en el afán de mejorar los precios que recibe YPF, lo cual es un error descomunal de planificación energética. Es como si se quisiera consagrar que YPF fuera un monopolio que vende un insumo homogéneo (gas natural, combustibles líquidos) al MEM y que ahora ejerza ese poder verticalmente (hacia la etapa de uso de los insumos) diciendo que ese insumo va a tener un precio distinto dependiendo de para quien se genera esa electricidad. En la jerga de la organización industrial, esta es una operación de control vertical monopólico en donde para trasladarle ganancias a una empresa del Estado que vende un insumo se arma un zafarrancho microeconómico en el mercado eléctrico mayorista. Es un error conceptual y al mismo tiempo un tiro en el pie. Si antes teníamos varios problemas con el reordenamiento del MEM, ahora vamos camino a algo mucho peor. Entre otras cosas, porque una de las pocas ventajas que tiene una verdadera regulación (no trucha, como la que se vislumbra) de costo-plus es que puede lograr bajar (porque permite trasladar riesgos) el costo del capital o de financiamiento. Pero aquí, en medio de este zafarrancho, va a ocurrir exactamente lo contrario.

 

Referencias

Cont W., F. Navajas y S. Urbiztondo (2012), “Desequilibrio y convergencia en el mercado eléctrico mayorista argentino”, en proceso.

Navajas F. (2010), “Energía e infraestructura en la Argentina: diagnóstico, desafíos y opciones”, Documento de Trabajo Nº105, FIEL http://www.fiel.org/publicaciones/Documentos/DOCTRAB105.pdf

2 Comments

  1. Marcos Gallacher says:

    Hola Fernando:

    Muy buena nota, y por supuesto un tema muy importante. Aclaro que no soy para nada especialista en el tema, aún cuando hace pocos días tuve la temeridad de escribir algo en un medio.

    Me entra la duda con respecto a tu frase “porque el ordenamiento de los costos de los generadores no viene dado más por un mecanismo de declaración de costos (verificable) de los generadores”.

    ¿Es necesario o aún posible “verificar” costos de los generadores? Por de pronto, dado un precio que permita S=D, solo ofrecen aquellos generadores con costos marginales menores o iguales a este precio. No es necesario verificar nada. La condición de “despacho económico” se cumple automáticamente sin necesidad de verificación alguna.

    Por otro lado, y releyendo el viejo artículo de Christensen y Greene (JPE 1975) veo que ellos encontraron sustancial cambio tecnológico entre 1955 y 1970. Las economías de escala eran relevantes en 1955, pero en 1970 en gran medida se habían agotado (las empresas operaban en la parte “plana” de la curva de costos medios).

    Dado un escenario donde hay cierto (potencial) cambio tecnológico, y donde además los registros de las empresas están sujetos a varios tipos de “ruidos”, no resulta nefasta una regulación tipo cost-plus? Pregunto esto pues en tu nota no parece ser esta tu precupación sinó mas bien el tema de beneficiar a YPF a expensas de la eficiencia del sistema. Muchas gracias.

  2. Fernando Navajas says:

    Gracias por tus comentarios Marcos.

    El uso del terminodeclaracion se refiere al modo de operacion actual en la Argentina. Escierto que con un precio de equilibrio dedemanda y oferta eso es suficiente para autoordenar, pero la pregunta es de que mecanismo viene el ordenamiento para que surja dicho precio, si es voluntario, mandatorio, etc.
    Lo de costo plus y eficiencia dinamica es un buen punto y mi intencion no es sonar costo plusista. Simplemente digo que hay algo peor que un costo plus bien hecho, y ahora podemos estar tirando a mas de un bebe con el agua.

Deja un comentario