1000 palabras: ¿Qué suena? ¿Son balas?

Hace unos días regresé a Buenos Aires donde suelo pasar el verano boreal dictando clases en la Universidad de San Andrés, y lo que más me impresionó (tristemente) es el incremento del crimen que se percibe a través de los medios de comunicación, y su extraordinario nivel de violencia. ¿Ha crecido tanto el crimen violento? En este post mostraré algunas estadísticas sistemáticas que encontré tratando de empezar a pensar en este problema cuyos episodios de violencia, que tuvieron lugar los últimos días, realmente me preocupan.

Existen diversos estadísticos que se suelen utilizar para medir la incidencia del crimen en una región. Varios de ellos se construyen a partir de encuestas de victimización estandarizadas, las cuales buscan medir la frecuencia y naturaleza del contacto que los hogares tienen con distintos tipos de delitos (incluyendo categorías tales como robo de autos, hurtos, ataques a personas y violaciones). Un indicador útil es el índice de victimización, definido como el porcentaje de hogares cuyos miembros sufrieron al menos un delito en los últimos 12 meses, sean eventos denunciados o no a una autoridad competente. ¿Qué muestran los datos para Argentina? El índice de victimización elaborado desde marzo de 2008 por el Laboratorio de Investigaciones sobre el Crimen, Instituciones y Políticas (LICIP) de la Universidad Torcuato Di Tella presenta una media muy elevada: 32% (con un desvío estándar igual a 3,1%). Más relevante aún en relación a nuestra pregunta inicial, se observa una ligera tendencia positiva durante todo el período.

 

Estadísticas Oficiales

Por otra parte, la cantidad de hechos delictivos (categoría que nuclea a todos los crímenes cometidos y denunciados en el país) ha tendido a crecer desde 1991 hasta 2002, para estabilizarse desde ese entonces alrededor de los 3.100 hechos por cada 100.000 habitantes. La subcategoría de delitos contra la persona (aquellos que son cometidos con uso de la fuerza o daño físico directo, y que son denunciados) tuvo un crecimiento sostenido para todo el período considerado, hasta llegar a los 749 delitos por cada 100.000 habitantes en 2008. Sin embargo, los homicidios dolosos muestran cierta caída desde la crisis de 2001 hasta 2004, a partir de cuándo la seria parece estabilizarse. De todas formas, los datos del año 2009 no consignan los homicidios en la Provincia de Buenos Aires, que históricamente, tuvo una mayor tasa de homicidios dolosos que el resto del país (ver acá). Es una pena que no estén disponibles datos más recientes para esta última serie, pues, como señalé al comienzo de esta entrada (descriptiva), uno tiene la idea de que estos casos se han incrementado mucho en los últimos tiempos.

 

 

6 Comments

  1. Vicentico says:

    Santa María de los Buenos Aires si todo estuviera mejor. Resiste Victor Jara!!

  2. Andrea Luna says:

    Que vergüenza que el gobierno dejo de publicar los datos cuando se disparo el crimen.

  3. Hola Sebastian,

    Muy buena la entrada! Algo interesante para ver seria una desagregacion de las series de hechos delictivos por edad del delincuente (si es que es posible conseguir esos datos o al menos algun proxy) y ver si hay una correlacion temporal entre el aumento del crimen violento y la composicion etarea de los delincuentes. Quizas eso ayude a empezar a entender los determinantes de este cambio.

    Muy bueno el blog! Sigan asi!

  4. Sebastian Galiani says:

    Hola Andrés. Gracias por tu comentario. La verdad, no estoy muy familiarizado aun con esta literatura, y menos con los datos existentes en Argentina. Escribí sobre este tema justamente pues me puse a leer un poco estos días, debido a que acá es un tema muy importante.

    Respecto al punto sustancial, sería interesante mirar lo que propones, claro que, aun si hubiese cambiado mucho la estructura demográfica de los criminales, luego habría que indagar porque ello ocurrió.

  5. Pingback: Entendiendo el Crimen en América Latina: Primeros Pasos – Foco Económico

Deja un comentario