Valores progresistas y lucro en educación

Hace poco me tocó entrevistar a tres personas sumamente interesantes como parte de un estudio sobre la educación particular subvencionada: un sostenedor, un director y un ex alumno de colegios de este sector.

Cecil Gibson es dueño del Colegio Lovaina, escuela laica en un barrio de clase media de La Florida. La fundó en 1989 para “hacer cambios en la sociedad”. Gibson es filósofo y tiene un postgrado en educación de la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica. Antes del golpe de Estado fue director de la Universidad Técnica en San Antonio; luego estuvo dos años preso en Tejas Verdes por ser simpatizante socialista. En 1975 partió por ocho años al exilio, precisamente a Lovaina.

El director de colegio, que me pidió no revelar su nombre o el de su establecimiento, trabaja en una escuela de pocos recursos en el sector poniente de Santiago. Según el folleto respectivo, el proyecto educativo es laico, pluralista y humanista. No seleccionan a los alumnos.

Por último, conversé con Nicolás Grau, ex presidente de la Confech y ex alumno del Colegio Raimapu, de La Florida, donde también estudió Camila Vallejo. Raimapu fue fundado por profesores y apoderados en 1982, en plena dictadura. Según su página web, tiene un proyecto con “una visión humanista de la enseñanza, énfasis en valores como la justicia, el medio ambiente y los derechos humanos”. Es un establecimiento de propiedad comunitaria donde los accionistas son los apoderados, profesores y trabajadores de la escuela. Todos los excedentes se reinvierten.

Creo que pocos dudarán de que los valores de estos tres establecimientos son consistentes con los del mundo progresista. Actualmente existe en el Senado una moción, respaldada por 23 parlamentarios, que busca prohibir la entrega de fondos públicos a instituciones educacionales con fines de lucro. Y eso podría afectar seriamente a estos tres colegios, ya que, técnicamente, los tres son escuelas con fines de lucro. Es curioso que, sin querer queriendo, una parte del mundo progresista podría estar sentando las bases para eliminar proyectos educacionales que comulgan con sus propias ideas y valores.

Más allá de estos ejemplos concretos, ¿qué impacto tendría esta iniciativa en el sistema escolar? No olvidemos que los colegios con fines de lucro atienden a más de 1 millón de estudiantes y que cubren más de un tercio de la matrícula de los alumnos más vulnerables de Chile. ¿Y qué pasará con la diversidad? En el sector sin fines de lucro, existe poca diversidad social, ya que atienden a pocos alumnos pobres, y la gran mayoría pertenece a la Iglesia Católica, a algunas evangélicas o a fundaciones de grandes empresas.

Aunque parezca paradójico, podríamos terminar como en el siglo 19: por un lado colegios del Estado y por otro escuelas religiosas o de grandes grupos económicos. No me parece un escenario muy progresista.

Tags:

One Comment

  1. biobiochile.clEn economía todo tiene un costo y beneficio. Si sólo este es el costo, y comparado con los supuestos beneficios que tiene la medida asociada al término del aporte estatal a los colegios con fines de lucro, habrá que aceptarlo. Por cierto, no será los primeros colegios que cierren.
    aqui hay un ejemplo de colegios que cierran. http://www.biobiochile.cl/2010/11/26/marchan-por-cierre-de-colegios-en-cerro-navia-y-la-pintana.shtml

Deja un comentario