Aplicar la Ley no es algo malo

FacebookGoogle+TwitterPrintFriendlyEmailWhatsApp

Esta semana no solo comienza el semestre académico acá en Estados Unidos sino que además, en esta época del año, tenemos varios seminarios por semana pues estamos entrevistando nuevos doctores en Economía que buscan su primer trabajo como profesores.

Antes de volcar gran parte de mi esfuerzo al “mercado de trabajo” académico, estuve tres semanas en Buenos Aires. Si bien no es un fenómeno nuevo, no deja de sorprenderme el desorden colectivo en el que opera la ciudad. Anomia boba la llamaría Carlos Nino (ver  este trabajo). En particular, en esta entrada, voy a concentrarme en las infracciones de tránsito, las cuales son ilimitadas, y hacen que la circulación por la ciudad sea un infierno. ¿Por qué no aplicar más severamente las normas de transito y ordenar la circulación vehicular en Buenos Aires? ¿No será un problema cultural que no tiene remedio? Ray Fisman y Ted Miguel (2008) explotan un experimento natural para arrojar luz sobre esta cuestión en un estudio fascinante  publicado en el Journal of Political Economy. Estos autores hablan más generalmente sobre corrupción, pero todo lo que dicen puede aplicarse a las infracciones de tránsito. En este post voy a seguir el argumento tal cual ellos lo presentan.

Las causas subyacentes de la corrupción siguen siendo ampliamente debatidas. Si bien con frecuencia se mencionan las normas sociales y la aplicación de la ley como factores principales, la evidencia empírica sobre la importancia de las mismas es limitada. De hecho, resulta muy difícil distinguir entre los efectos de las normas sociales y los de la aplicación de la ley: las sociedades que poseen normas sociales de anticorrupción débiles pueden también simultáneamente ejecutar y hacer cumplir la ley en menor medida.

Fisman y Miguel desarrollan un enfoque empírico muy ingenioso para evaluar el rol de las normas sociales y de la aplicación de la ley en la corrupción estudiando las violaciones de las restricciones de estacionamiento entre los diplomáticos de las Naciones Unidas (UN) que viven en la ciudad de New York. El personal de las delegaciones y sus familias se beneficiaron hasta Noviembre de 2002  de la inmunidad diplomática, un privilegio que les permitió evitar el pago de multas por mal estacionamiento hasta esa fecha. El hecho de estacionar ilegalmente se ajusta bien a la definición estándar de corrupción, es decir, “el abuso del poder confiado para beneficio propio”, sugiriendo que la comparación de las violaciones de estacionamiento de los diplomáticos de distintas sociedades podría servir como una medida plausible del grado de corrupción inducido por las normas sociales.

Este estudio presenta una serie de ventajas para estudiar el rol de las normas sociales en la corrupción. Principalmente, evita el problema de la diferente ejecución de la ley entre los distintos países, y más importante aún, antes de las acciones del gobierno de la ciudad de New York de noviembre de 2002, como así también elimina los efectos de la aplicación de la ley sobre la corrupción, ya que hasta ese entonces no se hacía cumplir la ley en cuanto a las violaciones de estacionamiento de los diplomáticos. Además, los diplomáticos de las delegaciones de las UN forman un grupo relativamente homogéneo, elegidos para tareas oficiales similares en New York. A su vez, como las delegaciones de las UN están localizadas en general a menos de una milla del complejo de las UN, esto les permite a los autores de este estudio controlar por diferencias no observadas en la disponibilidad de estacionamientos entre los diplomáticos.

Utilizando este experimento, Fisman y Miguel construyen una medida de “preferencia revelada” de corrupción entre los funcionarios de 149 países, basada en el incumplimiento real de las reglas de estacionamiento. Los niveles de corrupción, en particular entre países, han mostrado ser difíciles de medir  objetivamente debido a la naturaleza ilícita de las actividades corruptas. Cabe destacar que los autores encuentran que su medida de corrupción está fuertemente correlacionada en forma positiva con otras medidas de corrupción a nivel de países basadas en encuestas, y que esta relación es robusta al condicionar en un conjunto amplio de variables tales como los niveles medios de corrupción por región, el ingreso del país, y los salarios de los empleados públicos, entre otras. Esto sugiere que las normas de corrupción del país de origen resultan un predictor importante de la propensión a comportarse corruptamente entre los diplomáticos.

El experimento natural de los privilegios de estacionamiento de los diplomáticos en la ciudad de New York también permite una comparación directa de los efectos de las normas en contraposición a los de la aplicación de la ley, al explotar un aumento sustancial del castigo legal por las violaciones de estacionamiento. A partir de noviembre de 2002, la ciudad de New York comenzó a confiscar las patentes oficiales diplomáticas de los vehículos que acumulaban más de tres violaciones de estacionamiento impagas. Este aumento creíble en la aplicación de la ley (el gobierno de la ciudad confiscó las placas de 30 países en octubre de 2002) llevó a que se produzca una caída inmediata y masiva del 98 por ciento de las violaciones de estacionamiento.

Por lo tanto, este estudio muestra que si bien las normas culturales parecen ser un determinante importante del crimen y la corrupción, también lo es la aplicación de la ley. Más aún, al menos en el contexto estudiado por Fisman y Miguel, la aplicación rigurosa de la penalización del delito considerado parece tener un efecto muy importante en la determinación del mismo, independientemente de las diferencias existentes en las normas culturales entre países.

Al igual que Carlos Nino, creo que la preservación del derecho requiere que haya funcionarios y ciudadanos que apliquen u observen sus normas por adhesión a ellas y no solo por temor a la sanción. Sin embargo, en el caso especifico de las normas de transito, me parecería muy bien que se las empiece a hacer cumplir.

4 Comments

  1. Guillermo Velasco says:

    La implantación de leyes (o cualquier otra norma; incluídas políticas internas en las compañías -área en la que me encuentro muy familiarizado-) es para estandarizar prácticas tendientes a un beneficio mayor, y surge de una investigación y análisis de la situación que resulta en una solución pensada. La violación es una ignorancia a, o negligencia hacia ese bien mayor, que puede poner en peligro la seguridad, orden e higiene, seguramente presentes en éste caso en particular. Entonces es pertinente la aplicación rigurosa de la ley.

    Surgen entonces los siguientes, y conocidos temas e interrogantes: – la policía no tiene nada que hacer mas que hacer multas de tránsito; – a veces son ellos los primeros impunes por similares violaciones; – coimas y mordidas, y excepciones (por ej. políticos o sus amigos); – existencia de un sistema que asegure transparencia y consistencia en su aplicación.

    Otra verdad es que el cumplimiento de las leyes es un tema comportamental que parte de la educación. La vieja frase “el verdadero ambientalista es aquel que estando solo en el medio de la selva guarda el papel de caramelo en el bolsillo en vez de tirarlo al suelo” aplica. Y el contagio y la singularización también aplican. Muchos individuos desarrollan cambios en comportamiento, cumpliendo las normas, al encontrarse en un entorno donde el órden existe y aplica, y donde las normas son aplicadas, y donde los “atajos” no existen o sirven.

    Lamentablemente en Argentina fuimos nutridos y hasta idiolizamos (?) imágenes contrarias al órden y la disciplina. Quién no recuerda la famosa frase de Minguito “Labura, te cansá, que ganá?”.

    En un ambiente donde las mejoras o los avances son logrados por engañar al sistema, o engañarlo mjor que el de al lado, es difícil conseguir conseguir un cambio de mentalidad. Cuando las personas están expuestas a otras realidades y experiencias, y las ven y experimentan personalmente, los avances y logros son mas notables.

  2. Sebastián, en la Ciudad la desidia política ayuda. Hace poco el gobierno de Macri impulsó una ley para facilitar la identificación de los motociclistas (a través de chalecos reflectantes con el número de patente impreso) para facilitar la detención de aquellos que incurran en delitos. Por afán de obstruir toda iniciativa la oposición en la Legislatura aprobó dicho proyecto pero sin sanciones para quienes no lleven el chaleco (lo que equivale a no tener ley a los efectos prácticos). Resultado: las motos que uno ve en un semáforo en rojo la mitad de las veces cruzan en infracción. Los aspectos culturales se aplican tanto a los ciudadanos que violan las leyes como a los políticos que se miran el ombligo antes del preocuparse por el bien común.

  3. lanacion.com.arSebastian, nuevamente, estamos viviendo una flagrante violación a la división de poderes y alteración del orden social: http://www.lanacion.com.ar/1360875-un-pais-que-camina-hacia-el-autoritarismo
    Opina sobre este tema!!
    Saludos,
    Esther

  4. clarin.comEs increible que la corte tenga que intimar al Gobierno para que aplique la Ley. Que lean este post!

    http://www.clarin.com/ciudades/Ciudad-Nacion-desalojar-edificios-Flores_0_482352030.html

Deja un comentario